Internacionales

Bloquean carreteras en Honduras


SIGUATEPEQUE, Honduras / AFP
Varios miles de pobladores agrupados en organizaciones civiles bloquearon este martes cinco carreteras del centro y noroeste de Honduras pidiendo el cese de las explotaciones mineras a cielo abierto que causan daños al ambiente y otras demandas al Gobierno de Manuel Zelaya. En el bloqueo de las cinco rutas participan unas 10.000 personas, según portavoces de la protesta, que eran vigilados por cientos de policías antimotines, constató la AFP.
"No a la represa El Tigre, no a la explotación minera ni a la contaminación del ambiente", se leía en una pancarta que sostenían indígenas lencas que colocaron piedras en la carretera para impedir el paso de vehículos en Siguatepeque, 110 kms al norte de Tegucigalpa. La carretera conecta a Tegucigalpa con San Pedro Sula, 240 km al norte de la capital, la segunda ciudad del país, y los puertos del Caribe.
Los indígenas habitantes de los departamentos de Intibucá y Lempira, oeste del país, se sumaron así a otras cuatro tomas realizadas por la llamada Alianza Cívica por la Democracia para exigir al presidente Zelaya la derogación de la Ley de Minería que, a su juicio, está provocando que las compañías mineras causen daños al ambiente, contaminando las aguas con cianuro y destruyendo los bosques, a través de la explotación a cielo abierto.
La toma de Siguatepeque fue dirigida por el asesor del Consejo Coordinador de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Salvador Zúniga, y las otras cuatro, efectuadas en la zona noroccidental, por el obispo Luis Santos y dirigentes de otras agrupaciones populares y pobladores.
El bloqueo en Siguatepeque --donde los indígenas alegraron el ambiente con conjuntos musicales cantando canciones de protesta, cristianas y rancheras mexicanas-- ocasionó filas de hasta de 5 km por lado de vehículos, la mayoría camiones.
Los otros bloqueos se registraron en las carreteras que comunican con las fronteras con Guatemala y El Salvador, en el noroeste; San Marcos, a unos 500 km de Tegucigalpa; Santa Rosa de Copán, a 400 km; la Colonia 6 de Mayo, a 320 km, y La Fecha a 300 km.
"Con estas actividades estamos diciendo no a la explotación minera a cielo abierto, no a la construcción de la represa El Tigre, que se apruebe una buena Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública", afirmó Zúniga a la AFP. "Exigimos la expulsión de las trasnacionales, cese de la explotación irracional, ilegal, antihumana y antiecológica", anotó un comunicado del Copinh.
Las organizaciones demandan la derogación o reformas a la Ley de Minería que ha otorgado más del 60% del territorio hondureño (112,492 km2) en concesiones a compañías extranjeras y que el Gobierno desista de la construcción de la represa binacional con El Salvador que obligaría a desalojar a unos 20,000 hondureños y 3,500 salvadoreños.
Con la represa, que sería construida por empresas privadas, los gobiernos pretenden generar unos 700 mevagatios/hora de energía renovable. La Ley de Transparencia fue prometida por el presidente Zelaya durante la campaña que lo llevó al gobierno el 27 de enero pasado, pero el mandatario ha recibido fuertes presiones de partes de grupos que reciben contratos de instituciones del Estado.
Los promotores de las protestas se reunieron el lunes con una representación del gobierno encabezada por el presidente del Congreso, Roberto Micheletti, quien advirtió que la expulsión de las compañías mineras ocasionaría demandas internacionales millonarias para el Estado de Honduras y que la represa El Tigre debió haberse construido hace 20 años.