Internacionales

Israel usa bombas de racimo en Líbano

* Diez personas murieron el lunes y 42 fueron heridas en los bombardeos israelíes * Con éstos ya son 373, entre ellos 326 civiles, los fallecidos en el conflicto

LÍBANO /AFP -En cuanto a los heridos registrados en los 13 días de hostilidades, éstos ascienden a 786 civiles y 81 soldados y policías libaneses, según un recuento parcial establecido por la AFP basándose en fuentes policiales y de los hospitales, mientras en Nueva York la organización Human Rights Watch reveló este que Israel está haciendo uso de bombas de racimo en sus ataques.
Los cadáveres de tres personas, dos de ellas niños, fueron sacados de entre los escombros de una serie de casas destruidas este lunes por un bombardeo aéreo israelí en Hallussiyé, un pueblo al norte de Tiro, indicaron algunos habitantes contactados por teléfono por la AFP.
Al menos nueve personas fueron heridas en este bombardeo y algunos habitantes del lugar aseguraron que familias enteras permanecían aún atrapadas entre los escombros. Al amanecer, un habitante de Hallussiyé murió en un ataque israelí. Otras dos personas murieron y tres fueron heridas en la destrucción de su casa en Moalliyé, al sur de Tiro.
En el campo de refugiados de Rachidiyé, al sur de Tiro, un hombre murió en un bombardeo, según una fuente hospitalaria. Otros cinco refugiados, entre ellos un bebé, resultaron heridos. Seis socorristas de la Cruz Roja libanesa fueron heridos al estallar un misil en la carretera que une Tiro y Cana, más al este.
Cuatro habitantes de Chihín, en el mismo sector, fueron heridos en un ataque aéreo, mientras que cuatro lugareños de Hinniyé, al sur de Tiro, resultaron heridos en otro ataque. Más al este, seis civiles fueron heridos en Dueir, cuatro en Harcuf y otro en Nabatiyé, según la Policía.
Los bombardeos en esta región destruyeron una fábrica de mármol en Kfar Ruman y un centro de Hezbolá en Tul, según la misma fuente. En Baalbeck, al este, el cuerpo de un gendarme libanés fue recuperado de los escombros de un barrio de la ciudad, bombardeada por Israel estos últimos días, según fuentes policiales.
Hezbolá, por su parte, anunció la muerte de 19 de sus combatientes durante el conflicto y su aliado chiita Amal anunció el fallecimiento de uno de sus líderes en los enfrentamientos en la frontera con Israel.
Más de 20 mil evacuados
Unas 23,500 personas, 12,500 de ellas ciudadanos de la Unión Europea (UE), fueron evacuadas de Líbano a sus respectivos países a través de Chipre entre el 17 y el 21 de julio, según una copia lograda por la AFP este lunes de un documento de la presidencia finlandesa de turno de la UE.
"Unos 27 barcos de diferentes tamaños y banderas condujeron a Chipre a unos 18,000 refugiados", señaló el documento, presentado por Finlandia a los embajadores de los 25 países de la UE en Bruselas. El informe precisó que "se espera la llegada al puerto chipriota de otras 13 embarcaciones durante el próximo fin de semana".
En tanto, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, estimó el lunes por la noche en Jerusalén que es un "momento difícil" para israelíes, libanesas y palestinos, en declaraciones durante un encuentro con su homóloga israelí, Tzipi Livni. "Es un momento difícil para el pueblo israelí, libanés y palestino", declaró la jefa de la diplomacia norteamericana, que llegó a Israel tras una visita sorpresa a Beirut.
Rice debe reunirse hoy por la mañana con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y posteriormente con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, para tratar cuestiones relacionadas con la crisis en Oriente Medio.
Israel usa bombas de racimo
La organización Human Rights Watch reveló este lunes que Israel usó bombas de racimo en Líbano, matando a un civil, y pidió al Estado hebreo detener inmediatamente el uso de las mismas. El grupo pro derechos humanos dijo que investigadores en Líbano confirmaron que Israel realizó un ataque con bombas de racimo en el pueblo de Blida el 19 de julio, matando a un civil e hiriendo a 12, incluyendo a siete niños.
El informe asegura que los investigadores también fotografiaron bombas de racimo en el arsenal de artillería israelí en la frontera con Líbano.