Internacionales

Tres atentados dejan 64 muertos en Irak

Coches bomba estallan en mercados y comisarías de Bagdad y en el norte del país. El Ministerio del Interior iraquí informó además del hallazgo, en Bagdad, de veinte cadáveres con impactos de bala y señales de torturas. Mientras la violencia continúa en las ciudades iraquíes, Saddam Hussein fue hospitalizado debido a una huelga de hambre, por lo que no asistirá mañana a la audiencia en su contra.

La violencia continúa desangrando Irak. Una nueva jornada de terror estremeció este domingo a Bagdad y la ciudad de Kirkuk, al norte del país, cuando tres atentados causaron la muerte de al menos 64 personas y cerca de 200 heridos, en un día en el que ciudadanos chiíes comenzaban la aplicación de un plan de reconciliación nacional.
El ataque más sangriento se produjo en la capital iraquí, donde por lo menos 42 personas murieron y 93 resultaron heridas en dos atentados en un mercado y cerca de una comisaría del barrio chiita de Ciudad Sadr, en Bagdad, según informes preliminares de la oficina del Primer ministro iraquí.
En el primer atentado el vehículo estalló cerca de una zona a la que acuden a diario los obreros sin empleo en busca de algún trabajo. La amplitud de la onda de choque y el ruido, que se escuchó a varios kilómetros a la redonda, hacen suponer que la deflagración fue especialmente violenta.
"Se trata de un atentado suicida. Un hombre estacionó su mini-bus en una calle muy concurrida, cerca de un puesto de policía donde se reúne gente en busca de trabajo. El kamikaze no tenía como objetivo a la policía, y quería provocar el mayor número posible de víctimas", declaró una fuente policial.
Según varios testigos, el minibus estacionado en medio del mercado explotó proyectando a numerosas personas por el aire. Después de la deflagración, el suelo estaba cubierto de cadáveres de mujeres y niños y numerosos heridos. Cuatro autos y puestos de mercado situados cerca del minibus estallaron y quedaron completamente destruidos.
El Primer ministre iraquí, Nuri al-Maliki (chiita), condenó el doble atentado que "afecta a víctimas inocentes" y juró "perseguir y castigar a los asesinos".
Violencia en el norte
Mientras el horror se desataba en Bagdad, en la ciudad de Kirkuk (a 250 km al norte de la capital iraquí), por lo menos 22 personas murieron y 100 resultaron heridas en otro atentado con coche bomba frente al tribunal de la ciudad, afirmó el general Borhane Habib Tayeb, jefe de la policía de la ciudad.
La explosión tuvo lugar a las 12H30 locales (03H30 de la madrugada en Nicaragua), afirmó por su parte el coronel de policía Jagdar Abdalá, quien explicó que las víctimas serían principalmente abogados y policías de esta ciudad multiétnica, donde hay fuertes tensiones entre árabes, turcomanos y kurdos.

Los hospitales recibieron 22 cuerpos, seis de ellos totalmente calcinados y 18 heridos esperaban operaciones. La explosión fue especialmente violenta alcanzando aún a personas situadas en el tercer piso del edificio judicial.
"Había un coche bomba que tenía por lo menos una tonelada de explosivos así como varias otras bombas", informé el general Tayeb. Según un corresponsal de la agencia France Press, la situación era muy tensa, pues allegados a las víctimas, conmocionados, se agruparon junto al hospital para obtener noticias y la policía tuvo que disparar para alejar a la gente.
Encuentran cadáveres
Mientras tanto, fuentes del Ministerio de Interior iraquí, citadas por la agencia EFE, informaron que encontraron veinte cadáveres con impactos de bala y señales de haber sido torturados. Los cadáveres fueron encontrados en distintos barrios chiíes y suníes de Bagdad, informaron las fuentes.
Agregaron que ocho de los cuerpos fueron hallados en el barrio Al Gazaliya, en el oeste de la capital y añadieron que todos los cadáveres fueron trasladados al depósito de cadáveres del hospital Al Adli.
Por otro lado, un grupo de insurgentes armados asesinaron la tarde de este domingo a tres policías en el barrio Al Qadisiya, en el oeste de Bagdad, mientras que otros hombres armados secuestraron al responsable de una casa financiera en el barrio Al Nahda, en el este de la capital.
Hussein hospitalizado
Mientras las violencia continúa en las ciudades iraquíes, el derrocado presidente de este país, Saddam Hussein, fue hospitalizado debido a una huelga de hambre que desarrolla desde hace ya varios días, por lo que no asistirá mañana a la audiencia del Alto Tribunal Penal iraquí cuando se reanude el proceso en su contra, según declaró a la agencia France Press el procurador general ante dicha corte, Jaafar al Musaui.
"Saddam Hussein acaba de ser internado en un hospital debido a su huelga de hambre", iniciada el 8 de julio, declaró Musaui, agregando que el ex presidente sólo acepta líquidos.
"Un informe médico estableció que no podrá asistir mañana a la audiencia, ya que su estado requiere atención médica. Mañana el tribunal escuchará los alegatos de los abogados de (el ex vicepresidente) Taha Yassin Ramadan y Awad al Bandar", dijo Musaui en alusión al ex presidente del Tribunal Revolucionario que condenó a muerte a los 148 aldeanos chiitas después de un ataque contra el convoy de Saddam Hussein en 1982 en Dujail, al norte de Bagdad, y por lo cual se iniciaron los juicios contra el ex dictador.