Internacionales

Senado de EEUU aprueba ley para estudios con células madres

Con 63 a favor y 37 en contra, los senadores aprobaron tres propuestas llevadas ante el Senado sobre las investigaciones con células madre.

El Senado de EEUU aprobó hoy un proyecto de ley que amplía el uso de fondos federales para las investigaciones con células madres embrionarias que, sin embargo, afronta el primer veto del presidente del país, George W. Bush.
Con 63 a favor y 37 en contra, los senadores aprobaron la medida "HR810", una de las tres propuestas llevadas ante el pleno del Senado sobre las investigaciones con células madre.
El proyecto, que ha desatado un debate en el Congreso sobre la protección de los nonatos, amplía la financiación federal de investigaciones con células madre derivadas del excedente de embriones utilizados en clínicas de fertilidad.
La medida, patrocinada por el republicano Arlen Specter y el demócrata Tom Harkin, cuenta con el apoyo de 591 organizaciones científicas, universitarias y grupos que defienden los derechos de los pacientes, pero Bush ha prometido vetarla en cuanto llegue a su despacho, posiblemente mañana.
La Casa Blanca apoya las otras dos medidas aprobadas por el Senado porque fomentan las investigaciones científicas con células madre sin la destrucción de embriones.
Una, aprobada por unanimidad de los 100 senadores, prohíbe las llamadas "granjas de fetos" o la creación de embriones para el uso exclusivo de los científicos.
La otra, aprobada también por unanimidad, autoriza fondos federales para investigaciones científicas con células madre siempre que no supongan la destrucción de embriones.
Antes de la votación, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, enfatizó que Bush vetará el proyecto HR810 porque "no quiere la destrucción de vida humana" y considera "inadecuado que el Gobierno federal financie algo que muchos consideran como un homicidio".
Se trataría del primer veto de Bush en sus dos mandatos. Para anular el veto presidencial, el Congreso, es decir el Senado y la Camara de Representantes, necesitaría del apoyo de dos terceras partes de todos los legisladores.