Internacionales

Otro devastador tsunami en Indonesia

* Olas gigantes de hasta cinco metros se abatieron sobre playas del suroeste de Java minutos después de un maremoto de 7.2 grados * Decenas de heridos y desaparecidos y miles de personas desplazadas

Indonesia fue víctima ayer de otro devastador "tsunami" (ola gigante) que, de momento, ha causado al menos 80 muertos, decenas de heridos y desaparecidos y miles de personas desplazadas en la isla de Java, según testigos entrevistados por medios indonesios.
Según el diario digital "Detik", los distritos javaneses más afectados son Ciamis, con 38 víctimas mortales, y Cilacap, con 34, seguidos de Tasikmalaya, 5; Gunungkidoli, 2, y Kebunamen, 1.
Testigos han afirmado que entre las víctimas hay un bebé que fue arrastrado por el agua en la playa de Pangandaran, en el suroeste de Java. Otros dos cadáveres han sido recogidos en las playas de la isla de Cilacap y otros dos en las playas de Gunung Kidul, en la provincia de Yogyakarta.
Autoridades y expertos prevén que la cifra de víctimas siga aumentando en las próximas horas, a medida que avancen las tareas de rescate y se vayan coordinando los equipos de socorro.
En algunas áreas, como en Cilacap, la costa quedó anoche a oscuras por un corte del suministro eléctrico, y los grupos de salvamento tenían que rastrear las playas con linternas.
"El número (de víctimas) crecerá con toda seguridad", declaró a la cadena "Metro TV" Rudi Supriatna Bahro, diputado por la provincia de Java Occidental, donde ha tenido lugar la catástrofe.
Olas gigantes de entre dos y cinco metros de altura se abatieron sobre las playas del suroeste de Java, entre 15 y 25 minutos después de un maremoto de 7.2 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, cuyo epicentro se ha localizado a unos 200 kilómetros al sur de la costa javanesa, en el Océano Índico.
El diputado de Java Occidental comparó el desastre al ocurrido en el norte de Sumatra el 26 de diciembre de 2004, otro "tsunami" que causó la muerte de unas 170,000 personas sólo en Indonesia, y casi 60,000 más en la India, Sri Lanka, Tailandia y ocho países más bañados por el Índico.
Agus Sukarno, funcionario gubernamental de Java Occidental, opinó que la situación es diferente a la de entonces porque "aquí la gente se puede enviar (mensajes) 'sms' y estar en contacto", y también porque "la población tiene mucha más información de la que tenía en Aceh sobre qué es un 'tsunami' y lo que se debe hacer". El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, anunció que "las prioridades son ahora la evacuación de la población y la atención de los heridos", durante un breve discurso en el palacio presidencial de Yakarta.
El gran maremoto que originó el tsunami tuvo lugar a las 15.19 hora local, y su epicentro se situó a 355 kilómetros al sur de Yakarta y a 48.6 kilómetros de profundidad, según la agencia estadounidense "Earthquake Hazard Program".
De forma inmediata, el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, en Hawai (Estados Unidos), emitió una alarma regional. "Existe la posibilidad de un 'tsunami' local que podría afectar las costas situadas a no más de cien kilómetros del epicentro del seísmo", informó el Centro.
Varios testigos declararon a los medios indonesios que todos los hoteles situados en primera línea de mar en Pangandaran han quedado destrozados o seriamente dañados por el impacto de las olas.
Además, decenas de embarcaciones de pesca han quedado reducidas a pedazos o han sido empujadas por el agua contra los edificios cercanos. La llegada del "tsunami" sembró de pánico toda la región, y decenas de miles de residentes pasan la noche fuera de sus casas en un lugar seguro.
"Cerca de 10,000 personas se han refugiado en la montaña. El suelo no ha dejado de temblar en toda la tarde y nadie quiere pasar la noche cerca de la playa", declaró un testigo identificado como Joko a la emisora de radio "Elshinta".