Internacionales

Seis días de ataques aéreos sobre Líbano

Al menos 50 personas, entre ellas nueve soldados libaneses, murieron el lunes en el sexto día consecutivo de ataques israelíes en Líbano, que dejaron, además, decenas de heridos, lo que no impidió que el Hezbolá chiíta libanés bombardeara el territorio israelí con cohetes

En total, 199 civiles murieron y más de 440 resultaron heridos en Líbano desde el inicio, el 12 de julio, de la ofensiva israelí desencadenada por la captura de dos soldados israelíes por parte del Hezbolá libanés en la frontera israelo-libanesa y la muerte de ocho soldados en ese sector.
El Hezbolá anunció en ese período la muerte de cuatro de sus miembros, mientras que el Ejército libanés registró 12 muertos y otros 24 heridos, según las mismas fuentes.
En medio de los llamamientos a la paz de la comunidad internacional, el movimiento chiíta libanés dijo que sólo aceptará un alto el fuego "sin condiciones" con Israel, y también dejó claro que considera una cuestión exclusivamente libanesa el despliegue del Ejército libanés en el sur del país.
A pesar de la escalada de la violencia, el jefe de una delegación de la ONU que intenta negociar un alto el fuego entre Israel y el Hezbolá, Vijay Nambiar, dijo en Beirut que se registraron "progresos alentadores" con vistas a este objetivo. "Hubo unos primeros esfuerzos alentadores", anunció Nambiar, asesor del secretario general de la ONU, Kofi Annan, para cuestiones políticas, antes de viajar con destino a Israel.
Piden “tregua humanitaria”
El primer ministro francés, Dominique de Villepin, en viaje a Líbano, pidió por su parte una "tregua humanitaria inmediata", tras una entrevista con su homólogo libanés, Fuad Siniora. En una entrevista al diario francés Le Monde publicada el lunes, Siniora acusó a Israel de practicar "el terrorismo en sus formas más duras".
Por su parte, el jefe adjunto del Estado Mayor israelí, el general Moshe Kaplinsky, indicó que la operación militar israelí contra Líbano continuará "al menos una semana" más.
Por lo menos 12 civiles murieron cuando un misil aire-tierra israelí cayó sobre su autobús al sur de Beirut, informó la Policía. El minibús transitaba por una carretera costera a la altura del pueblo de Rmeile cuando fue alcanzado por el misil que disparó un avión israelí, añadió. Las víctimas pertenecían a dos familias que huían del sur de Líbano en dirección a Beirut.
Tres civiles murieron y 14 resultaron heridos en dos ataques aéreos israelíes en la región de Tiro, a 83 km al sur de Beirut, informaron fuentes policiales. Tres civiles que se dirigían a pie a su pueblo, Burj Rahal, en la localidad vecina de Qasmiyé (norte de Tiro), murieron por la explosión de un misil aire-tierra, indicó la Policía. Dos personas que les seguían resultaron gravemente heridas y fueron hospitalizadas.
Antes del alba, 10 civiles murieron y 30 resultaron heridos en una serie de ataques aéreos en la región de Zahlé (centro), según el último balance de la Policía. Seis civiles fallecieron y 12 fueron heridos en una ofensiva contra un área de estacionamiento de camiones en Chhim, al sur de Beirut, según Defensa Civil.
Al menos un civil libanés murió en el bombardeo de un convoy de camiones sobre un puente a la entrada del sureste de Beirut. Dos agentes de seguridad de una instalación de bombeo del río Wazzani, murieron en otro ataque aéreo, en el sector oriental de la frontera con Israel.
Un civil murió en otra ofensiva sobre el puente de Ghaziyé, en el litoral de Saida (sur), mientras que una mujer, herida el domingo cerca de Tiro, pereció en el hospital. Nueve militares libaneses perdieron la vida y otros 10 resultaron heridos en el bombardeo de la base de Abdé, no lejos de la frontera con Siria.
Familia entera bajo los escombros
Asimismo, los cuerpos de 10 miembros de una misma familia fueron encontrados este lunes bajo los escombros de un edificio bombardeado el domingo por el Ejército israelí en la ciudad libanesa de Tiro (sur).
Por otra parte, el cadáver de un brasileño muerto el domingo por la noche en un ataque aéreo contra un edificio residencial de Tiro fue sacado de entre los escombros, lo que aumenta el balance de este bombardeo a 20 muertos y 70 heridos, según la Policía.
Cuatro civiles murieron el lunes por la noche en el sur de Líbano al ser destruida su casa por la aviación israelí, que según la Policía continúa los bombardeos nocturnos en otras regiones. Los cadáveres de una mujer, de sus dos hijas y de su empleada ceilanesa fueron hallados bajo los escombros de la villa en que vivían, en un barrio residencial de la ciudad portuaria de Tiro. Otros cuatro civiles resultaron heridos.
Los cazabombarderos israelíes bombardearon en cinco ocasiones las colinas de Rachaya al-Fujar, en la zona oriental del sur de Líbano, pocos minutos después del lanzamiento de 16 cohetes Katiusha sobre el norte de Israel. La aviación israelí también efectuó tres ataques aéreos en barrios de Baalbeck, en el este de Líbano, que por tercera vez es blanco de los ataques israelíes desde el pasado 12 de julio.
Estos barrios, conocidos por ser la sede de oficinas de Hezbolá, fueron abandonados en las primeras horas de la ofensiva israelí, poco después de que las milicias del partido chiíta capturaran a dos soldados del Ejército hebreo en la frontera israelo-libanesa, indicaron algunos habitantes a la AFP.
Estos decesos elevan a 50 el número de civiles muertos el lunes en Líbano, y a 199 los muertos habidos desde el 12 de julio, según un balance parcial establecido por la AFP a partir de fuentes policiales y sanitarias. Asimismo, 440 civiles han resultado heridos desde la misma fecha.
Lluvia de cohetes sobre el norte de Israel
Una verdadera lluvia de cohetes Katiusha lanzados por el Hezbolá chiíta desde Líbano se abatió el lunes por la noche sobre la Alta Galilea, en el norte de Israel, indicaron fuentes militares israelíes. Cuatro personas fueron heridas de levedad en Safed, indicó la Policía. El hospital de la ciudad también fue alcanzado por los cohetes, según el Ejército israelí.
"Los terroristas del Hezbolá se esconden en Líbano detrás de los civiles y lanzan deliberadamente (cohetes) contra objetivos civiles en Israel, como por ejemplo hospitales", declaró a la AFP David Baker, uno de los responsables de la presidencia del Consejo israelí. Las posiciones israelíes en el sector de las granjas de Cheeba, en la frontera entre Líbano, Siria e Israel, también fueron bombardeadas. La artillería israelí respondió a los disparos de cohetes.
Al menos 17 kibutz (granjas colectivas) y localidades fueron afectadas por los proyectiles, añadieron las mismas fuentes sin hablar de víctimas o de daños materiales.
La Resistencia Islámica, brazo armado del Hezbolá, afirmó el lunes por la noche haber lanzado nuevos cohetes sobre Haifa, tercera ciudad de Israel.
Bombardeado cuartel del Ejército libanés
Un cuartel del Ejército libanés situado en las colinas que dominan Beirut fue bombardeado en cuatro ocasiones en la noche del lunes al martes por la aviación israelí, indicaron a la AFP fuentes militares.
Los ataques aéreos alcanzaron el cuartel de Jamhur, a 10 km al este de Beirut, no lejos del palacio presidencial de Baabda y de la sede del Ministerio de la Defensa.
"Las operaciones de rescate acaban de comenzar", indicó a la AFP un portavoz del Ejército, sin poder dar inmediatamente un balance de las víctimas o de los daños materiales.