Internacionales

Crisis de Oriente Medio eclipsa resto de acuerdos

* Piden a Palestino aceptar la existencia de Israel * Llaman a Israel a tener cuidado con consecuencias humanitarias a causa del conflicto

San Petersburgo, Rusia/EFE -La crisis de Oriente Medio y la discusión entre los miembros del G8 para cuadrar una declaración que se ajustara a todas las sensibilidades eclipsó el resto de los acuerdos de la cumbre, que celebró ayer su primera jornada de trabajos.
Sólo a última hora, los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Ocho (G8) consiguieron elaborar una declaración sobre la crisis en la que cupieran todas las discrepancias.
La declaración pide a Israel, a los palestinos y a la milicia de Hizbulá que suspendan sus operaciones armadas y que liberen a los soldados capturados y a los ministros y parlamentarios palestinos detenidos.
"La prioridad más urgente es crear las condiciones para un cese de la violencia que sea sostenible y sentar las bases para una solución más permanente", señala el documento. La declaración pide el final de los ataques con cohetes contra el territorio israelí, el cese de las operaciones militares de Israel y la retirada de sus soldados de Gaza.
Otros acuerdos pasaron a segundo plano
El documento culpa de la actual crisis a las "fuerzas extremistas" que intentan desestabilizar la región, y consideró de importancia "crítica" que Israel, aunque tiene derecho a la defensa, "tenga en cuenta las consecuencias estratégicas y humanitarias de sus acciones".
El documento insiste en que todos los partidos palestinos acepten la existencia de Israel y los acuerdos internacionales (una referencia a Hamás) y también pide a los israelíes que cumplan el acuerdo sobre circulación de personas en Gaza y ponga fin a la penuria humanitaria de los palestinos. Ante la importancia de esta crisis, el resto de los acuerdos ha pasado a un segundo plano.
Los líderes de los ocho países más industrializados aprobaron una declaración sobre energía, la cual también recalca las diferentes ideas acerca del cambio climático y que intenta afrontar el reto del creciente coste del petróleo y del fuerte aumento de la demanda energética mundial en los próximos 25 años.
La declaración sobre seguridad energética iba a ser uno de los platos fuertes de esta cumbre, sobre todo tras el corte del suministro de gas ruso a buena parte de Europa en enero pasado. "Varios líderes expresaron que la energía nuclear es más necesaria ahora que antes", dijo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
Priorizan centrales atómicas
Francia produce casi toda su electricidad de centrales atómicas y el Reino Unido prepara la construcción de más instalaciones, mientras que Alemania se ha comprometido a abandonar esta energía de forma progresiva y en Italia el desarrollo nuclear fue rechazado en un referéndum.
El G8 señaló en su documento que "los mercados libres, competitivos y abiertos son esenciales para el funcionamiento eficaz del sistema energético mundial".
En cuanto al comercio, el G8 pidió romper "en un mes" el bloqueo de Ronda de Doha de liberalización del comercio internacional, que está atascada en los subsidios agrícolas y acceso a mercados. Barroso señaló que en la reunión de San Petersburgo hubo una coincidencia generalizada en "las consecuencias negativas", si no hay un acuerdo para final de año.
El G8 reiteró su oferta de aumentar el acceso a sus mercados de productos agrícolas e industriales de otros países, así como a ofrecer mayores oportunidades en servicios, pero también insistió en que espera que otros miembros de la OMC contribuyan a este objetivo con medidas similares "de acuerdo a su nivel de desarrollo".