Internacionales

Comunidad Internacional pide un alto el fuego

"Alto al fuego" piden los representantes de España, lideres reunidos en la cumbre G-8, la Unión Europea y el Vaticano.

Los líderes del mundo han alzado la voz y han pedido un alto al fuego definitvo cuano hoy se cumple el 5to día de ataques armados entre Israel y el grupo armado Hezbolá.
Una delegación de la ONU enviada a Beirut solicitó el domingo por la noche un alto el fuego entre Israel y el Hezbolá, tras reunirse con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, en el quinto día de la ofensiva israelí en ese país que ha dejado unos 150 muertos.
La comitiva, dirigida por el consejero de asuntos políticos de Kofi Annan, Vijay Nambiar, solicitó el cese de las hostilidades, la protección de civiles y la liberación de dos soldados israelíes capturados por el partido chiita. Nambiar instó a "la liberación de los dos soldados cautivos en el marco de una solución del conflicto".
La delegación, que el sábado se encontraba en El Cairo, está compuesta igualmente por Terje Roed-Larsen, emisario del secretario general encargado del seguimiento de la resolución 1559 de la ONU para el desarme del Hezbolá.
Según el ministro libanés de Información, Ghazi Aridi, el Estado hebreo se opuso a recibir a la misión de la ONU.
Las conversaciones entre el gobierno libanés y los representantes de la ONU tienen lugar después de que el viernes el Consejo de Seguridad de la ONU se abstuviera de pronunciarse sobre un alto el fuego, solicitado por Beirut para poner fin a la crisis.
En tanto, el Papa Benedicto XVI condenó la escalada de violencia en el Medio Oriente, indicando que ningún acto de terrorismo ni su respuesta armada puede justificarse.
El lunes, el máximo órgano de Naciones Unidas retomará las discusiones sobre Líbano, aunque no se espera en principio una resolución al respecto.
La Unión Europea: "Es una guerra sin lógica"
Por su parte el alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, aseguró hoy en Beirut que la UE está tratando de encontrar una solución a esta "guerra sin lógica".
En declaraciones a la prensa, tras reunirse con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, Solana subrayó que hay que actuar conforme a la legalidad internacional y que las provocaciones no son aceptables.
Solana, que llegó hoy a Líbano, aseguró que "los que tienen la posibilidad de detener la violencia deben hacerlo liberando a los soldados", en referencia a Hizbulá, cuyas milicias capturaron a dos soldados israelíes el pasado miércoles, tras lo cual Israel lanzó una amplia ofensiva militar aérea, marítima y terrestre contra el país de los cedros.
"Líbano, sus líderes y fuerzas deben trabajar juntos por la paz", dijo el representante de la Unión Europea que agregó que "lo importante es recuperar la prosperidad y la paz, que están en peligro".
Solana subrayó en sus declaraciones que la UE siempre ha defendido "la independencia, integridad y libertad de Líbano" y comentó que la resolución 1559 de la ONU define claramente estos principios. Asimismo, dijo que quería mostrar su solidaridad con Líbano y que todo el mundo está trabajando para encontrar una solución a este "problema catastrófico".
El G-8
Mientras tanto en la cumbre G-8, que se lleva a cabo en San Petersburgo (Rusia), la crisis de Oriente Medio y la discusión entre los miembros del G8 para cuadrar una declaración que se ajustara a todas las sensibilidades eclipsó el resto de los acuerdos de la cumbre, que celebró hoy su primera jornada de trabajos.
Sólo a última hora, los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Ocho (G8) consiguieron elaborar una declaración sobre la crisis en la que cupieran todas las discrepancias.
La declaración pide a Israel, los palestinos y la milicia de Hizbulá que suspendan sus operaciones armadas y que liberen a los soldados capturados y a los ministros y parlamentarios palestinos detenidos.
"La prioridad más urgente es crear las condiciones para un cese de la violencia que sea sostenible y sentar las bases para una solución más permanente", señala el documento.
La declaración pide el final de los ataques con cohetes contra el territorio israelí, y también el cese de las operaciones militares de Israel y la retirada de sus soldados de Gaza. El documento culpa de la actual crisis a las "fuerzas extremistas" que intentan desestabilizar la región, y consideró de importancia "crítica" que Israel, aunque tiene derecho a la defensa, "tenga en cuenta las consecuencias estratégicas y humanitarias de sus acciones".
El documento insiste en que todos los partidos palestinos acepten la existencia de Israel y los acuerdos internacionales (una referencia a Hamás) y también pide a los israelíes que cumplan el acuerdo sobre circulación de personas en Gaza y ponga fin a la penuria humanitaria de los palestinos.
Gobierno Español
Por su parte el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos trabajan, junto a sus socios de la Unión Europea, para presentar mañana una iniciativa ante el Consejo de Asuntos Generales para detener la escalada de violencia en Oriente Próximo.
Así lo dijo hoy en rueda de prensa en el aeropuerto de Barajas el Secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Bernardino León, quien no quiso dar más detalles sobre el contenido de esta iniciativa que mañana será presentada en Bruselas por los socios comunitarios para "volver a la vía dialogada que ponga fin a este conflicto".
Bernardino León aseguró que Zapatero y Moratinos mantienen "contactos permanentes con los actores principalmente implicados en la crisis y los actores internacionales se coordinan para buscar una solución dialogada".
En este sentido se refirió a conversaciones con los gobiernos de Isarel, Siria, Líbano, con el representante del Secretario General de La ONU y con el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Javier Solana.
Bernardino León reiteró que el mensaje de la comunidad internacional es que tienen que cesar las acciones violentas y que "las milicias de Hezbolá han de parar esa actitud irresponsable e Isarel el uso desproporcionado de la fuerza" y aseguró que se está tratando de que la "racionalidad pueda volver a la zona".