Internacionales

Israel aumenta bombardeo sobre Beirut

* Casi un centenar de muertos y 250 heridos libaneses * Marruecos y Estados Unidos alistan aviones para sacar a sus ciudadanos de El Líbano * Hizbulá disparó unos 700 cohetes Katiuskas contra ciudades israelíes

Milicia Hizbulá lanzó más de 700 misiles Katiusha

Arrecia guerra entre Israel y El Líbano

* Ejército israelí despliega misiles interceptores Patriots
* Casi un centenar de muertos en El Líbano

Jerusalén (EFE). El Gobierno israelí declaró ayer sábado que se encuentra en "situación de seguridad especial", mientras desplegó una batería de misiles “Patriots” en la ciudad portuaria de Haifa, ubicada a 50 kilómetros al sur de la frontera con El Líbano, mientras tanto Marruecos y Estados Unidos se preparan para evacuar por aire a sus ciudadanos que viven en territorio libanés.
El ministro de Defensa, Amir Peretz, decretó ayer esta medida que es algo menos radical que declarar el estado de emergencia, pero previamente el Ejército israelí empezó a desplegar misiles interceptores "Patriots" en la ciudad de Haifa, una de las que ha sido blanco de ataques con cohetes desde que empezó el actual conflicto con el grupo libanés Hizbulá.
Haifa es el centro petro-químico del país que desde hace dos días es blanco de los cohetes del grupo guerrillero libanés Hizbulá, informaron fuentes militares, que afirman que la milicia ha lanzado unos 700 misiles.
Los ataques contra Haifa son particularmente graves para Israel porque denotan la capacidad de los misiles de Hizbulá, ya que está a 50 kilómetros de la frontera con el Líbano, y porque la ciudad es un importantísimo centro económico.
Según la televisión pública israelí, los misiles antiaéreos "Patriots" deberán proteger lugares estratégicos como los almacenes de productos químicos, o las refinerías, pues, por ser Haifa el centro petro-químico de Israel, una explosión en uno de esos lugares podría causar un desastre ecológico.
La mayoría de los cohetes de Hizbulá que han hecho blanco estos días en el norte de Israel son misiles katiusha que han caído en ciudades situadas a unos 20 kilómetros de la frontera, pero se estima que los que han sido lanzado sobre Haifa son de otro nivel.
Misiles iraníes
Israel cree que la milicia chií libanesa Hizbulá cuenta con varias decenas de cohetes con un alcance de entre 100 y 200 kilómetros, fabricados en Irán, y que pueden llegar a ciudades como Tel Aviv o Jerusalén.
"Nuestra presunción es que todos los cohetes en manos de Hizbulá han sido fabricados en Irán", informó hoy en Tel Aviv un destacado oficial de los servicios de la Inteligencia Militar israelí, quien habló bajo condición de anonimato por razones de seguridad.
La fuente estimó en unos 10.000, los cohetes de corto alcance en manos de Hizbulá, los "Fajar-3" y "Fajar-5", que pueden llegar a blancos situados a unos 45 y 75 kilómetros, respectivamente, además de los Katiushas, cuya última versión tiene un alcance de entre 12 y 22 kilómetros.
Dijo que la milicia libanesa tiene varias decenas de cohetes de medio y largo alcance (hasta 200 kilómetros), los "Zelzal" o "Naziat", cuyas últimas versiones están equipadas de cabezas explosivas que pueden llegar a pesar varias decenas de kilos.
La milicia de la organización chií libanesa Hizbulá ha disparado contra Israel unos 700 cohetes Katiusha desde el pasado miércoles, informó esta tarde el jefe de las operaciones del Ejército israelí, Gadi Eisencot.
Los "Patriots", diseñados para interceptar cohetes de largo alcance y aviones, fueron utilizados en Israel durante la guerra del golfo de 1991 para interceptar los misiles scud lanzados desde Irak, entre la Liga Árabe ha declarado que el proceso de paz en Oriente Medio ha fracasado.
Casi un centenar de muertos
Al menos 93 personas murieron y otras 250 resultaron heridas desde el inicio de los ataques de la aviación israelí contra El Líbano, que hoy han sido intensificados en varias áreas del país, incluido Beirut, informó la emisora estatal Radio Líbano.
Un total de 15 personas perdieron la vida hoy cuando varios proyectiles israelíes impactaron contra dos vehículos que transportaban habitantes de la localidad libanesa de Shamad el Bayada, en el sur del país.
Otro ataque de la aviación israelí contra los barrios del sur de Beirut, de mayoría chií y feudo del grupo Hizbulá, causó al menos 12 víctimas, según informaron fuentes la seguridad, que no facilitaron detalles sobre su estado.
Mientras continuaban los bombardeos israelíes contra El Líbano y Gaza, los ministros de Exteriores de la Liga Árabe celebraron ayer una reunión de emergencia en El Cairo, en la que pidieron la intervención directa del Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a la "agresiones" de Israel.
"Hemos decidido de forma unánime que el proceso de paz en Oriente Medio ha fracaso, como fracasaron todos los esfuerzos de los mediadores (en favor de la pacificación). Ya no queremos ni comités ni 'Cuarteto", dijo el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, al término de la reunión de emergencia de ministros de Exteriores celebrada en El Cairo.
Por su parte, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, pidió ayer un inmediato alto el fuego bajo el patrocinio de la ONU, y que la comunidad internacional ayude a Líbano a extender su soberanía al sur del país, controlado por Hizbulá.
En una rueda de prensa en Beirut, Siniora responsabilizó a Israel de las pérdidas económicas y humanas causadas en Líbano por los ataques israelíes, y pidió ayuda árabe e internacional para reconstruir el país.
Por una parte, países como Egipto, Arabia Saudí, Jordania y Kuwait manifestaron su malestar por el hecho de que Hizbulá actúe sin consultar siquiera con el gobierno libanés, llevando al país a la actual crisis. El máximo responsable de la Liga Árabe advirtió de que "la actual situación en Oriente Medio es muy peligrosa y amenaza la seguridad en toda la región".
Los bombardeos israelíes se sucedieron en barrios del sur de Beirut, con objetivo de atacar el escondite del secretario general de Hizbulá, Hasan Nasralá, según los medios libaneses. Durante la tarde también hubo ataques israelíes contra Aitrum y Kaba Sbeir, en la región sureña de Tiro, y Sefa y Kafr Suba, en la región de las granjas de Cheba, en la frontera entre Israel, Líbano y Siria, donde al menos cuatro personas resultaron heridas.
Entre tanto desde Rabat, Marruecos, el rey Mohamed VI dio instrucciones ayer para que comience una operación de aviones de transporte militar para la evacuación de los ciudadanos marroquíes, que residen o que están en tránsito en El Líbano, informaron ayer fuentes del ministerio marroquí de Exteriores.
Un avión de tipo C-130 debía llegar al aeropuerto de Damasco, desde donde los marroquíes serán repatriados, debido al cierre del aeropuerto de Beirut, por los ataques israelíes, añadieron las fuentes.
La embajada de Marruecos en Beirut comenzó ayer a evacuar a decenas de marroquíes hacia Damasco, indicaron las fuentes. El gobierno marroquí había pedido, el pasado jueves, que las operaciones militares israelíes contra El Líbano se detengan "de forma inmediata".
Entre tanto, desde el viernes varios países europeos han empezado a evacuar a sus nacionales de El Líbano vía Siria, debido a que los bombardeos israelíes han dañado el aeropuerto de Beirut.
También el Departamento de Estado de EU anunció hoy que elabora, en colaboración con el Pentágono, un plan para ayudar a sus nacionales en El Líbano, donde viven unos 25.000 estadounidenses, a abandonar el país a través de la isla de Chipre.
En otro frente, la aviación israelí atacó h nuevamente con helicópteros "Apache" el Ministerio de Economía del Gobierno del movimiento islamista Hamás en la franja de Gaza, en una operación que no ha causado víctimas. En otros dos ataques de la aviación israelí en Gaza murieron dos personas y otras ocho resultaron heridas.
Los ataques israelíes en Gaza están encaminados a presionar a Hamás para que libere al soldado israelí secuestrado el 25 de junio por militantes de tres grupos liderados por el ala militar de esa organización islámica, pero también a detener el lanzamiento de misiles Kasam contra Israel desde el norte de Gaza.