Internacionales

Hezbolá declara “guerra abierta” a Israel

Israel atacó la sede del grupo en Beirut, mientras que su líder, Hasán Nasrala, quien salió ileso del ataque, amenazó con recrudecer la lucha de Hezbolá contra Israel.

Israel atacó esta tarde el edificio donde reside el líder del grupo chií libanés Hezbolá, Hasán Nasrala, quien salió ileso del bombardeo, y anunció una "guerra abierta" contra Israel, prometiendo bombardear todos los objetivos a su alcance en el Estado judío "sea Haifa u otras" ciudades. Esta se convierte en una declaración de guerra abierta, que viene a empeorar la actual escalada de violencia iniciada con el secuestro el miércoles de dos soldados israelíes y el asesinato de otros ocho.
En el edificio atacado hoy, está también la sede de la Secretaría General de Hezbolá, en el barrio Jared Hreik, al sur de Beirut. Esta zona de la capital libanesa se convirtió desde la mañana de hoy en el blanco de los bombardeos israelíes, encaminados a acabar con las bases de Hezbolá.
La aviación militar israelí atacó esta tarde, además, el puente de Sultán Ibrahim, en la zona de Ber Hasan, también en el sur de Beirut, donde se encuentra la embajada de Kuwait. Al menos 61 personas han muertos hasta ahora a consecuencia de los ataques israelíes en el Líbano.
Nasralá, en un mensaje transmitido hoy por la televisión Al Manar, propiedad de Hezbolá, condenó enérgicamente los ataques israelíes y reiteró, dirigiéndose al pueblo israelí, que los libaneses "no seremos los únicos que pagan el precio, ustedes también".
Nasralá afirmó que su grupo ha atacado y dañado una fragata de la Marina israelí que se encontraba frente a la costa mediterránea libanesa. Esta afirmación, que no ha sido confirmada aún por otras fuentes, la hizo Nasrala en un mensaje dirigido, como dijo, "a los libaneses, a los combatientes (chiíes), al pueblo israelí y a los gobernantes árabes", en el que anunció la "guerra abierta" contra el Estado hebreo.
"La fragata que atacó nuestras infraestructuras, miradla ahora está envuelta en llamas y hundirá con decenas de soldados a bordo", dijo el líder.
Continúan ofensiva
Mientras tanto, el Gobierno israelí decidió seguir adelante con los ataques contra el Líbano según el plan que tiene establecido después de haber analizado la evolución de la situación, informó un portavoz gubernamental.
Esa fue una de las decisiones tomadas hoy una reunión realizada que concluyó poco antes de que empezará el shabat –celebración religiosa judía-, entre el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y los siete miembros del gabinete responsables de ministerios implicados en la operación militar contra el Líbano.
La reunión de hoy fue "una sesión de rutina dentro de las situación de emergencia" que se vive actualmente, dijo un alto funcionario del Gobierno al señalar que el primer ministro celebrará regularmente este tipo de sesiones mientras siga la crisis. El objetivo es estudiar si la evolución de la situación requiere nuevas iniciativas, o incluso si un cambio en la actitud del Líbano permite suavizar la ofensiva.
Olmert dejó hoy claro, en una conversación con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que Israel seguirá intentando liberar a sus dos soldados capturados por la guerrilla Hizbulá, así como el desarme de la misma y el despliegue de fuerzas regulares libaneses en la frontera en sustitución de las milicias.
“Rezar por la paz”
Por su parte, el papa Benedicto XVI pidió hoy desde la localidad alpina italiana de Les Combes, en el Valle de Aosta, que "todos cesen con la violencia" en Oriente Medio, y pidió que "recemos y esperemos que el Señor ayude, especialmente que todos cesen la violencia".

El secretario de Estado vaticano, el cardenal Angelo Sodano, "deploró" el ataque israelí al Líbano, y subrayó que "el derecho a la defensa de parte de un estado no exime del respeto a las normas del derecho internacional". Agregó que teme que la situación en Oriente Medio "degenere en un conflicto de repercusiones internacionales".
La Santa Sede, dijo Sodano, "deplora ahora" el ataque al Líbano "una nación libre y soberana" y expresa "su cercanía" a aquellas poblaciones, "que han sufrido ya tanto en la defensa de su propia independencia. Una vez más es evidente que el único camino digno de nuestra civilización es el del diálogo sincero entre las partes en causa", afirmó el cardenal.
Prohibición a Siria
En Naciones Unidas, El Consejo de Seguridad no permitió hoy participar a Siria en la reunión de urgencia, convocada para debatir la crisis en el Líbano, según denunció el embajador de Siria, Dashar Jaafir, quien dijo que debido a que EEUU e Israel acusan continuamente a su país de estar detrás de las actuaciones de Hezbolá, su delegación tenía "derecho a defenderse".
Pese a que no pudo participar en la reunión del Consejo, Jaafir hizo declaraciones a la prensa y manifestó que los miembros de este órgano deberían haber centrado el debate en "cómo solucionar un conflicto que dura 60 años, el mismo tiempo en que se fundó la ONU".
"La cuestión no radica en la liberación de los soldados, sino en liberar a la población libanesa y palestina de la ocupación israelí. ¿Por qué centrarnos solamente en la operación militar de Hezbolá? Tan sólo es un pequeño detalle", agregó.
Criticó que la comunidad internacional valore más la vida humana de un soldado israelí que la de un libanés o palestino, como cree que así se demostró en la votación de ayer, jueves, en el Consejo para pedir a Israel que cese sus acciones militares en Gaza.
"Desafortunadamente, el veto de EEUU en la resolución sobre Gaza concede la luz verde a Israel para continuar con sus agresiones en el área y extender el conflicto a otros países", resaltó.
En el caso del Líbano, el diplomático sirio manifestó que cualquier grupo que lucha contra una ocupación "es considerado por el derecho internacional como resistencia nacional", así como defendió la política del movimiento chíi de intercambio de prisioneros.