Internacionales

Unión Europea condena reacción violenta de Israel


Bruselas / EL PAÍS

La presidencia de la Unión Europea manifestó ayer estar “muy preocupada por el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel en Líbano”. En un comunicado, la presidencia, que actualmente ostenta Finlandia, lamentó la pérdida de vidas humanas y la destrucción de infraestructuras civiles causadas por las acciones israelíes en respuesta a los ataques de la milicia de Hezbolá. La UE afirma que “la imposición de un bloqueo por mar y aire no puede ser justificado” y añade que “las acciones contrarias al derecho humanitario internacional sólo pueden agravar el círculo vicioso de violencia y represalias”.
Ante la escalada de la crisis, Javier Solana, Alto Representante de la UE para la Política y Seguridad Común, manifestó que seguía “con suma preocupación la situación en Oriente Próximo”. Solana precisó que estaba en contacto permanente con las diferentes partes y con el secretario general de la ONU, Kofi Annan. En función de estos contactos, el jefe de la diplomacia europea, estaba considerando desplazarse a la región.
La tibieza con que hasta ahora se han manifestado las instituciones europeas fue reconocida de forma autocrítica y personal por Joaquín Almunia, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios. En un encuentro con corresponsales españoles, Almunia lamentó “la falta de una reacción fuerte por parte de la UE” ante la escalada de violencia en Oriente Próximo. El comisario comparó la distinta reacción de las instituciones de la UE en Oriente Próximo y en Irán por las actividades en el enriquecimiento del uranio y lamentó la “falta de una ofensiva diplomática fuerte”.
El comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, manifestó también a título personal su preocupación por “el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel”, aunque denunció también “los atentados y actos terroristas”. Por su parte, la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, manifestó que estaba “disgustada por la envergadura de la violencia de las dos partes”.