Internacionales

Ríos Montt arremete en contra de España

* “Me persiguen porque gané la guerra al comunismo", dice

GUATEMALA / AFP
El ex dictador de Guatemala Efraín Ríos Montt (1982-1983) arremetió este miércoles contra la justicia española por ordenar el viernes su captura por el presunto genocidio cometido durante su gobierno, y aseguró que es en venganza porque él le ganó la guerra al comunismo.
El ex dictador dijo a la prensa que la denuncia presentada en España por la Premio Nobel de la Paz y dirigente indígena, Rigoberta Menchú, "es una estrategia de los actuales activistas de derechos humanos, que simpatizaban o integraban la guerrilla".
"Cuando yo llegué al poder, llegué por un golpe de Estado porque consideramos que Guatemala había perdido y el comunismo ya había ganado, pero el terrorismo internacional fue vencido", afirmó Ríos Montt.
"Hay una situación general y una específica durante este proceso. La guerrilla, el terrorismo internacional (comunismo), que vació todo su hígado y su poder fue derrotado en Guatemala", insistió el ex dictador.
"Fuimos seriamente afectados por la comunidad internacional de ese entonces que apoyaba la Guerra Fría, y afortunadamente sin que nos dieran un centavo de dólar, un rublo o una peseta, sin eso, trajimos paz a Guatemala, no porque fuéramos buenos, sino porque tenía una visión de nación", agregó.
La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Men-chú, interpuso una demanda ante la Audiencia Nacional de España en 1999 por el presunto genocidio que se cometió entre 1978 y 1986, que incluye a tres gobiernos, dos de ellos de facto.
El juez español Santiago Pedraz ordenó el pasado viernes la captura de Ríos Montt y de otros siete ex altos funcionarios, presuntamente involucrados en graves violaciones a los derechos humanos y genocidio.
De acuerdo con el ex dictador, la persecución judicial tiene como objeto debilitarlo políticamente de cara a las elecciones generales de 2007, aunque no adelantó si participará en ellas, como sí lo hizo en las pasadas (2003), cuando perdió y quedó en tercer lugar.
A pesar de que Ríos Montt se declaró inocente de las acusaciones, reconoció que efectivos del Ejército cometieron desmanes durante su gobierno, pero nunca se enteró de los mismos. El ex dictador añadió que su gobierno no supo de 626 matanzas que se produjeron antes y durante su presidencia y que han sido documentadas por la Comisión de Esclarecimiento Histórico, auspiciada por las Naciones Unidas.
Ríos Montt argumentó que en ese período se encontraban en guerra y que era una "guerra de guerrillas, la cual no tiene un frente específico, entonces en esa situación, la guerra sin frente hace actuar al Ejército en función de las situaciones que rigen".
"Entonces el Ejército no era un pelotón de asesinos, sino un grupo de hombres que accionaba y reaccionaba en defensa de los intereses de la nación y del pueblo", puntualizó. Según la Comisión, la guerra dejó un saldo de 200,000 muertos o desaparecidos, y entre 1981 y 1983 se cometió genocidio al intentar aniquilar a cuatro de las 22 etnias mayas que conviven en este país.