Internacionales

Bombay: 163 muertos por ataques

La policía de la India confirma que las explosiones forman parte de ataques terroristas que aún no han sido adjudicados a ningún grupo. Los heridos se elevan a más de 400, mientras el Gobierno decreta una alerta nacional y ordena extremar las medidas de seguridad en aeropuertos y sistemas de transporte público de las principales ciudades.

Hasta 163 se incrementó en las últimas horas el número de víctimas mortales causadas por las siete explosiones simultáneas que se produjeron en el sistema de trenes de la capital financiera de la India, Bombay. Las autoridades locales temen que las muertes sigan en aumento debido a que las explosiones se produjeron a la hora pico, cuando las estaciones de trenes estaban abarrotadas.
Además de los muertos, las autoridades informaron que se registran al menos 467 heridos por las explosiones, los que han sido trasladados a varios hospitales de la ciudad. Bombay está sumergida en el caos, mientras el Gobierno hindú ha decretado una alerta a nivel nacional.
Las explosiones se produjeron con una diferencia de media hora, sobre las 18.00 hora local (7.30 de la mañana en Nicaragua), en vagones de primera clase de trenes suburbanos abarrotados de trabajadores que volvían tras su jornada laboral a sus casas, a las afueras de la metrópoli india, habitada por 18 millones de personas.
La policía hindú confirmó la tarde de hoy –hora de Nicaragua- que las explosiones se deben a un ataque terrorista, aunque no han dado más detalles de esto y no existen informes de que hayan sido adjudicados por algún grupo terrorista.
El estado de alerta decretado por el primer ministro hindú, Manmohan Singh, incluye extremas las medidas de seguridad en los aeropuertos de todo el país, estaciones de tren y autobús, cines, mercados y otros lugares públicos, además de incrementar la presencia de seguridad en las zonas más transitadas de las principales metrópolis del país, según informa el diario español El País en su edición electrónica.
Según El País, Singh convocó a una reunión de emergencia a su Gabinete para analizar la situación de seguridad del país.
Condena mundial
Mientras tanto, los líderes mundiales han condenado estos atentados terrorista, los más mortales en la historia reciente de India. En Bruselas, el alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, condenó "en los términos más firmes" los "despreciables" atentados, y dijo estar “conmocionado” por estos ataques.
El alto representante transmitió sus "más profundas condolencias y solidaridad" a las familias de las víctimas, al Gobierno y a la población india y su comprensión a los heridos y dijo que "espero que los responsables de estos horribles actos de terrorismo sean llevados ante la Justicia".
En Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, condenó los ataques, a los que calificó como "actos de violencia sin sentido" y lamentó esta "terrible tragedia" para el pueblo indio.
"Condenamos los ataques en los términos más fuertes posibles. Nuestras oraciones y pensamientos son para los que han perdido seres queridos y amigos en estos ataques", dijo McCormack, quien agregó que "estos son actos de violencia sin sentido, pensados para golpear a personas inocentes que solo estaban viviendo sus vidas diarias, personas que iban camino a casa en un tren", agregó.
El gobierno estadounidense ya se contactó con el de India para ofrecer cualquier tipo de asistencia que sea necesaria, informó el portavoz, señalando que los ataques ya se están investigando.
Alerta en Nueva York
Mientras tanto, la policía de Nueva York incrementó este martes las medidas de seguridad en los transportes públicos de la ciudad, donde se alargarán los turnos de los policías a cargo de vigilar los sistemas de trenes para prácticamente doblar los efectivos en la hora punta de la tarde.
"Estamos incrementando la seguridad", dijo un portavoz del departamento de policía de la ciudad, citado por la agencia AFP. La fuente agregó que "aumentaremos los registros aleatorios de bolsos en el metro", tal y como fueron puestos en marcha tras los atentados contra los transportes públicos de Londres el 7 de julio de 2005.
Nueva York se encuentra en el máximo nivel de alerta previsto por las autoridades desde que sufrió los atentados contra las Torres Gemelas hace casi cinco años. Desde entonces, las autoridades han difundido en varias ocasiones supuestos planes para atacar los medios de transporte de la ciudad.
Así, el 7 de julio la policía federal estadounidense (FBI) anunció varias detenciones en conexión con un plan para colocar bombas en las vías del tren entre Manhattan y Nueva Jersey. Unos 7,7 millones de personas viajan a diario en los transportes públicos de Nueva York, según datos de la Autoridad Metropolitana del Transporte.