Internacionales

Tragedia aérea en Pakistán

El accidente de un avión comercial dejó 45 muertos. Las circunstancias del accidente no se han determinado. Debido a que el aparato ardió en llamas, los cuerpos de las víctimas no son identificables.

Un avión Fokker-27 de la compañía aérea Pakistan International Airlines (PIA) se estrelló este lunes cerca de la ciudad paquistaní de Multan (en el centro del país), causando la muerte a las 45 personas que llevaba a bordo, según las autoridades paquistaníes. El bimotor, que se dirigía a Lahore (al este de Pakistán), se estrelló en circunstancias aún sin determinar después de despegar del aeropuerto de Multan a las 12H05 locales (2 de la madrugada en Nicaragua), dijo el administrador del distrito de Multan, Iftikhar Babar.
Según el director general de aviación civil paquistaní, el general Pervez Akhtar, el vuelo PK-688 transportaba a 41 pasajeros y cuatro tripulantes, todos ellos paquistaníes. Babar precisó que "todos los pasajeros y tripulantes perecieron en el accidente". Agregó que el aparato ardió en llamas después de estrellarse y que los cuerpos no eran identificables.
"Aparentemente, el avión se estrelló por motivos técnicos. Testigos en tierra afirmaron que había llamas que salían del aparato después del despegue, pero no podemos decir con precisión cuál fue la razón", explicó el administrador.
Entre los pasajeros figuraban dos jueces, un vicerrector de universidad y dos generales, precisó el administrador a la televisión privada paquistaní, GEO. El avión se estrelló en un campo en Suraj Miani, a cinco kilómetros de Multan, comprobó. Los restos del aparato estaban desperdigados en varios centenares de metros y el fuselaje seguía ardiendo más de una hora después del siniestro.
Un responsable local que pidió el anonimato estimó que el aparato trató a lo mejor de aterrizar en el campo después de haber sufrido un problema técnico y chocó con un cable de alta tensión. Según los servicios de socorro, una mujer fue hallada con vida entre los escombros en llamas pero falleció poco después a consecuencia de sus heridas. Una veintena de cadáveres carbonizados fueron hallados por los equipos de salvamento unas horas después del accidente.
Toda la zona fue rápidamente acordonada por las autoridades locales para facilitar el trabajo de los socorristas. La compañía pública PIA dispone de ocho bimotores Fokker-27, que han alcanzado su límite de antigüedad y son progresivamente reemplazados por turbopropulsores europeos ATR-42. PIA pasó un pedido de siete ATR-42 y recibió el primero en mayo pasado.
Según las autoridades paquistaníes, dos de los Fokker-27 de PIA fueron recientemente inmovilizados. Los otros seis aparatos eran aptos para el servicio y eran objeto de un mantenimiento según las normas internacionales, precisó la compañía. El último accidente de un avión de la PIA se remontaba a septiembre de 1992: un Airbus-A300 se estrelló cerca del aeropuerto de Katmandú, en Nepal, después de una maniobra de acercamiento prematuro en medio de una mala meteorología, que dejó 167 muertos.