Internacionales

Bush presiona a China y Rusia


WASHINGTON
El presidente estadounidense George W. Bush conversó con sus pares de China y Rusia en momentos en que Estados Unidos busca aumentar la presión, para mostrar una reacción sólida a las acciones de Corea del Norte, mientras el desafiante estado estalinista amenazaba con nuevas pruebas de misiles.
Con el Consejo de Seguridad de la ONU reunido por segundo día, para debatir los siete lanzamientos previos de misiles de Pyongyang, Bush realizó una gestión diplomática personal, al hablar con el presidente chino Hu Jintao y su colega ruso Vladimir Putin.
La Casa Blanca admitió, sin embargo, que todavía no había un “frente unido” para responder a las pruebas de misiles, las que provocaron condenas y respuestas matizadas de las principales potencias.
La acción de Bush siguió a la dura primera declaración formal de Corea del Norte, luego del lanzamiento de misiles el miércoles, que advirtió con emplear “toda contramedida”, si es golpeada con nuevas sanciones económicas.
El portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, dijo que los presidentes Hu y Bush hablaron “en términos generales” sobre una “presión diplomática concertada” sobre Corea del Norte.
“Advertiría contra las expectativas de una resolución inmediata”, dijo Snow, quien agregó que una salida diplomática no es como en una serie de televisión, por lo que “no se alcanza en 30 minutos y se llega a una solución feliz y pura”.
“Habrá una completa serie de conversaciones. Cuando esto nos una y cuando haya un frente unido, entonces van a escuchar de ello, pero ahora es inadecuado”, dijo.
El presidente Hu dijo a Bush que China --vecino y principal aliado de Corea del Norte-- estaba “seriamente preocupada” por la situación, pero favorecía la “calma y prudencia”, informó el ministerio chino de Relaciones Exteriores.
“China está preocupada por mantener la paz y estabilidad en la Península Coreana y se opone a cualquier acción que pueda intensificar la situación”, indicó Hu a Bush, un día antes de que el prominente enviado estadounidense, Christopher Hill, llegue a Pekín.
Bush también telefoneó al presidente ruso Vladimir Putin, dijo la Casa Blanca.
“Estamos preocupados por lo que sucede en esa área”, dijo Putin en una sesión de preguntas y respuestas por Internet, transmitida por la televisión rusa, pero agregó: “Se necesita crear una atmósfera para alcanzar un compromiso”. Snow dijo que el tema de sanciones sobre Corea del Norte no fue tratado en estas conversaciones entre los presidentes.
Mientras tanto, el ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dijo que Pyongyang “continuará esos disparos de prueba de misiles, en el marco de los esfuerzos para reforzar nuestro poder de disuasión en legítima defensa”.
Pyongyang, que el año pasado admitió que poseía armas nucleares, advirtió que “no tendrá más opción que tomar acciones físicas aún más vigorosas, si otro país se atreve a involucrase en los ejercicios y los presiona”.
Agregó que tenía preocupaciones por su seguridad a la luz de que en 2002 Bush agrupó a Corea del Norte junto a Irán e Irak en el ‘Eje del mal’. Un año después Estados Unidos invadió Irak, para derrocar al presidente Saddam Hussein.