Internacionales

El gran vacío dejado por Ariel Sharon


JERUSALÉN /AFP
Seis meses después de que el ex primer ministro israelí Ariel Sharon se eclipsara de la vida política debido a un ataque cerebral que le sumió en coma, sus sucesores se enfrentan a la mayor crisis registrada en la franja de Gaza desde el desmantelamiento de las colonias judías hace casi un año.
El recuerdo del ex líder israelí, cuyo prestigio militar era conocido por todos, continúa obsesionando a sus compatriotas, que se preguntan cómo habrían funcionado las cosas si Sharon estuviera todavía al mando.
"Echamos mucho de menos a Sharon. Cuando observamos al actual primer ministro y al ministro de Defensa, sólo Sharon merece nuestro respeto", según un editorial del diario Yediot Aharonot.
Tres días después de la captura del soldado Gilad Shalit por un grupo armado palestino, el sucesor de Sharon, Ehud Olmert, líder del partido Kadima, ha llevado a cabo una gran campaña de bombardeos y arrestos contra el gobierno palestino dirigido por el movimiento islámico Hamas.
Dan Schueftan, experto en cuestiones de seguridad y partidario de la retirada unilateral de la franja de Gaza, cree que el desmantelamiento de las colonias judías de esta región es la principal herencia de Sharon y la única manera de justificar hoy en día una ofensiva israelí semejante.
"La idea es que la violencia y el terrorismo palestinos son eternos. No podemos detenerlos, pero sí luchar contra ellos más eficazmente tras la retirada. Estoy seguro de que lo haremos mejor ahora que no hay colonias en la franja de Gaza", estimó.
Contrariamente a Sharon, que puso fin a su vida política con una impresionante tasa de popularidad, Olmert sólo cuenta con un 53% de opiniones favorables en su primera prueba de fuego como dirigente.
"Sharon tiene dotes naturales de mando y habríamos confiado en él inmediatamente. Olmert tiene todavía que ganarse su credibilidad", según Schueftan.
Algunos expertos políticos han mencionado incluso el "pánico" del primer ministro y del titular de Defensa, Amir Peretz, que no tienen la experiencia militar de Sharon. Según parece, las divergencias entre Olmert y los responsables del Ejército sobre la forma de manejar esta crisis han sido flagrantes.