Internacionales

Matan a líder chechenio


GROZNY, RUSIA / AFP
El ‘presidente’ independentista checheno, Abdul Jalim Saidulayev, sucesor de Aslan Masjadov, fue eliminado ayer sábado en una “operación especial” de las fuerzas rusas, pero su muerte no decapita la rebelión que dirige el jefe de guerra, el radical Chamil Basayev.
Muslim Juchiev, miembro del ejecutivo checheno pro ruso calificado de “marioneta” de Moscú por una rebelión que obedece a su propio gobierno, confirmó a la AFP en Grozny la muerte de Saidulayev.
Juchiev precisó que Saidulayev, de 36 años, fue eliminado en una “operación especial” en la localidad de Argún, al este de la capital chechena, Grozny.
El autoproclamado ‘presidente’ checheno murió durante una “verificación” conducida por el FSB (los servicios especiales rusos, sucesores del KGB) en una casa de Argún, según la cadena rusa de televisión NTV. Numerosos combatientes que se encontraban allí, entre ellos una mujer, abrieron fuego. Saidulayev y otro guerrillero murieron en el tiroteo, según la NTV.
Ibraguim Temirbayev, jefe de la administración de Argún, aseguró que su cuerpo fue “identificado y luego enviado a Tsentoroi”, feudo del primer ministro y hombre fuerte de Moscú en Chechenia, Ramzan Kadyrov.
El portal web independentista Kavkazcenter, principal vía de comunicación de la rebelión, no había confirmado la noticia el sábado por la mañana.
“Según los ocupantes y las marionetas, Saidulayev ha muerto en combate en la ciudad de Argún el sábado por la mañana”, escribía Kavkazcenter, que se negó a “todo comentario”.
“Los terroristas han sido prácticamente decapitados, han recibido un golpe del que nunca se recuperarán”, estimó el primer ministro checheno pro ruso, Ramzan Kadyrov, citado por la agencia Interfax.
Presidente feliz
El presidente checheno apoyado por el Kremlin, Alu Aljanov, también se alegró de la muerte de Saidulayev, que supuestamente marca el final del poder de los separatistas, contra los que Moscú hizo dos guerras, la primera entre 1994 y 1996, y la segunda mediante una “operación antiterrorista” iniciada en 1999.
Abdul Jalim Saidulayev fue designado el 10 de marzo de 2005 por los rebeldes chechenos como sucesor del presidente independentista Aslan Masjadov, eliminado a principios de marzo durante un asalto de las fuerzas rusas.
La elección de Saidulayev, poco conocido, sorprendió. Su muerte hace presagiar la continuación de la rebelión chechena, cuyo jefe de guerra Chamil Bassayev, el mismo que reivindicó el secuestro en la escuela de Beslán, es considerado como el verdadero líder.
Los escasos datos sobre Saidulayev, que ha permanecido poco más de un año en la ‘presidencia’ chechena, son divergentes.
Según los colaboradores cercanos del ‘presidente’ Masjadov, que representaba la facción moderada de la rebelión, Saidulayev proponía los mismos métodos y descartaba los atentados de elementos radicales como Bassayev, quien se atribuyó numerosos atentados en el Cáucaso.
Según Bassayev, el sucesor de Masjadov era un yihadista, líder de la guerra santa contra el ocupante ruso en el Cáucaso y cercano a movimientos terroristas internacionales como Al Qaida.