Internacionales

Uribe arriba en Colombia


De acuerdo con lo previsto, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, alcanzó el 69.1 por ciento en el primer conteo del 7.21 por ciento de las mesas electorales, seguido del candidato Carlos Gaviria con el 23.1 por ciento.
En las elecciones participaron millones de colombianos en una jornada tranquila, aunque con algunos de inconvenientes recurrentes similares a los de elecciones anteriores.
En la Plaza de Bolívar, corazón de Bogotá y de los poderes públicos, a primera hora sufragó el jefe de Estado, Álvaro Uribe, quien aspira a la reelección, aunque en ese mismo lugar otros ciudadanos no pudieron hacerlo, sin que tuvieran una explicación satisfactoria.
Los seis candidatos a la Presidencia votaron en horas de la mañana, cinco de ellos en Bogotá, y sólo Carlos Gaviria, del Polo Democrático Alternativo (PDA), de la izquierda colombiana, sufragó en Medellín.
Martha Gómez, una ciudadana que llegó al mismo lugar en donde sufragó el mandatario, descubrió que alguien había votado por ella sin que aparecieran las autoridades ante quienes denunciar el hecho.
Una anciana, de 86 años, que siempre había votado en uno de los colegios electorales de la misma plaza, la última vez en los comicios legislativos del pasado 12 de marzo, llegó a ejercer su derecho y descubrió, que por el número de su documento de identidad, hoy debía sufragar en Soacha, municipio que colinda con Bogotá.
El 64% de los 41.2 millones de colombianos que viven en el país, es decir unos 26.4 millones de personas, integran el censo nacional electoral.
Mientras, de los 3.3 millones de nacionales que residen en el exterior, según cifras oficiales, apenas 318,990, el 9.6%, se inscribieron para participar en los comicios presidenciales.
En Bogotá, que concentra cerca del 15% de los habitantes del país y tiene un potencial equivalente en electores, se sufraga en 462 colegios, previa inscripción.
En el exterior, si bien se podía votar con la cédula de ciudadanía o el pasaporte, para hacerlo se requería estar inscrito previamente, por lo que turistas colombianos que iban de paso, que se acercaron a sedes de consulados o embajadas colombianas, no pudieron hacerlo.
El plazo electoral para acudir a las urnas fue designado desde las 8:00 hora local (13:00 GMT) hasta las 16:00 (21:00 GMT).
Si bien el ingreso a los lugares en donde están las mesas de votación, luego de una rápida requisa de la policía, se hace rápidamente y el acto mismo del sufragio también, a la hora de salir de los recintos, hay largas filas de ciudadanos a la espera de que un funcionario les marque el pulgar derecho con tinta.
El uso de tinta para identificar a quienes han votado se restableció para las elecciones de este año, y para tratar de impedir que una misma persona sufragara hasta diez veces, como lo recordó el procurador general, Edgardo Maya.
El alto cargo insistió en que el uso de la tinta es obligatorio, pero en algunos sitios de votación los responsables ni siquiera se encontraban para ello.
En Caldas, en la principal zona cafetalera colombiana, en el centro oeste del país, la Registraduría Nacional del Estado Civil, el ente responsable de los comicios, “revivió” a 800 electores, que en los comicios legislativos pasados no pudieron sufragar, porque estaban, según el organismo, “muertos”.
Pero así como hay votantes vivos que aparecen “muertos” en los registros electorales, hay también “muertos” que han aparecido votando en comicios anteriores y que podrían hacerlo en los de hoy.