Internacionales

Terremoto en Indonesia

* Es la peor catástrofe que sufre el archipiélago desde el tsunami * Se escuchó un gran rugido, y la gente empezó a temblar, pensando que era otro tsunami, cuando de repente todo se vino a tierra

YAKARTA / AFP
Más de 3,000 personas murieron y varios miles resultaron heridos ayer sábado en el violento sismo que sacudió la isla indonesia densamente poblada de Java, según un nuevo balance del ministerio de Asuntos Sociales.
Esta catástrofe es la peor que vive el archipiélago indonesio desde el tsunami del 26 de diciembre de 2004, que dejó 168,000 muertos en Sumatra. El sismo fue registrado en el sur de la gran ciudad universitaria de Yogyakarta, una región densamente habitada, a poca distancia del volcán Merapi, que actualmente está en actividad.
El corazón de Java es también una zona turística conocida por su palacio del sultán, sus templos hinduistas de Prambanan y el templo budista de Borobudur, el más grande del mundo.
Una investigadora francesa que se encontraba en Yogyakarta contó a la AFP que había oído “un gran rugido” seguido por escenas de pánico provocadas por el temor a un nuevo tsunami y a la erupción del Merapi.
“La casa tembló, daba la sensación de que los muros se movían como si fuesen de cartón. Duró unos 10 segundos. Cuando salimos vimos encima del volcán una erupción más importante que las anteriores”, declaró Pauline Texier, de 24 años.
“La gente gritaba ‘¡tsunami tsunami!’ y corrían descalzos, (huían) en bicicleta, moto, en ‘becak’ (bicitaxi). El pánico duró entre media hora y tres cuartos de hora”, agregó.
El epicentro fue localizado a 37.6 km al sur de Yogyakarta, indicó la Agencia de Sismología.
El balance de 3,000 muertos amenaza con agravarse en la noche del sábado al domingo, pues los heridos esperaban varias horas antes de ser atendidos en los desbordados centros hospitalarios.
Centenares de personas con fracturas y contusiones yacían incluso sobre el piso de los hospitales.
Los cadáveres eran envueltos en un simple trozo de tela y alineados en morgues improvisadas. La Cruz Roja internacional evalúa en 200,000 el número de damnificados desplazados como consecuencia de esta catástrofe.
La necesidad más acuciante era la obtención de plasma para transfusiones.
Más de 4000 viviendas han quedado total o parcialmente destruidas, sobre todo en el distrito de Bantul (sur de Yogyarkarta).
La sala de espera del aeropuerto de Yogyakarta ha quedado destruida, provocando el cierre del aeródromo. Las comunicaciones telefónicas han quedado cortadas o están perturbadas, así como el suministro eléctrico, según el jefe de la Policía de Yogyakarta, Ari Purnomo.
En el océano Índico, a una treintena de kilómetros al sur de Yogyakarta, centenares de familias huyeron al propagarse los rumores de un nuevo tsunami. El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, visitó la zona afectada. “La primera prioridad es salvar vidas, cuidar a los heridos”, dijo.
Reacciones de solidaridad con Indonesia han llegado de todo el mundo. Más de una decena de países ha propuesto ayuda, entre ellos Gran Bretaña, Francia, Rusia, Grecia y la República Checa. Equipos especializados de Naciones Unidas están preparados para colaborar en las labores humanitarias, anunció el secretario general de la ONU, Kofi Annan.
El papa Benedicto XVI ha transmitido su pésame a los afectados, al igual que el presidente chino, Hu Jintao. Japón y Noruega han anunciado el envío de equipos médicos, mientras que Italia ha prometido un avión con ayuda de emergencia. Los temblores de tierra y las erupciones volcánicas son frecuentes en Indonesia, un archipiélago inmenso formado por miles de islas e islotes, situado en el llamado “cinturón de fuego” del Pacífico.
El 26 de diciembre de 2004, un sismo de más de nueve grados de magnitud en la escala de Richter, cuyo epicentro se situó cerca de las costas de Sumatra, provocó un maremoto gigantesco que ocasionó más de 220,000 muertos en la cuenca del océano Índico. La colisión de las placas tectónicas eurasiana e indoaustraliana es la causa de estos fenómenos volcánicos y sísmicos.

El mundo se desborda hacia Indonesia
PARÍS / AFP
Con ayuda financiera, abrigo, carpas, equipos de provisión de agua o un envío de equipos médicos, desde Tokio hasta Bruselas, la comunidad internacional se puso de inmediato a disposición de Indonesia para ayudar a las víctimas del sismo que golpeó el sábado la isla de Java.
Unas horas después del terremoto, que ya ha dejado al menos 3,000 muertos y 200,000 desplazados, la ONU anunció que sus “equipos de coordinación y de evaluación de catástrofes” estaban listos para prestar su ayuda.
Los equipos de coordinación de emergencias de la ONU “han sido alertados y están listos para prestar asistencia en el esfuerzo de responder a las necesidades humanitarias generadas por el desastre, y movilizar el apoyo internacional que se requiera”, dijo el secretario general de la ONU, Kofi Annan.
A partir de ese momento, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó que preparaba una primera ayuda de emergencia que comprende 1,165 carpas pequeñas y 753 grandes, 4,000 linternas, 9,000 cobertores de lona, 850 kits de higiene, 160 depósitos de agua y equipamiento escolar.
La Comisión europea anunció el desbloqueo de una ayuda de emergencia de 3 millones de euros (3.8 millones de dólares), mientras varios países europeos ofrecían individualmente su apoyo y ayuda.
Grecia propuso una ayuda humanitaria de 200,000 euros (254,000 dólares), que podría aumentar si fuera necesario. La República Checa anunció el envío inmediato de unos 177,000 euros (277,000 dólares).
Asimismo, Moscú, París, Londres, Madrid, Viena y Berna expresaron su disponibilidad a colaborar con las autoridades indonesias en lo que sea necesario.
Francia hizo saber que su ayuda podría comprender “un equipo médico de emergencia, carpas, medicamentos y raciones alimentarias”, mientras asociaciones humanitarias pedían donativos en todo el país.
En Suiza, varias organizaciones, como la Cruz Roja local, anunciaron un envío de 400,000 francos suizos (338,000 dólares).
Italia envía generadores eléctricos
En cambio, Italia decidió el envío de un avión de asistencia humanitaria que transporta carpas, mantas, generadores eléctricos, bombas de agua y otros equipamientos, por valor total de unos 155,000 euros (197,000 dólares).
Además, Noruega enviará el domingo un equipo médico de ocho personas que instalará un hospital de campaña.
Japón decidió enviar a Java un equipo de socorristas, compuesto de siete médicos y personal logístico para evaluar las necesidades. Y tres especialistas de la Cruz Roja de Turquía, basados en Indonesia desde el tsunami de diciembre de 2004, fueron enviados a Java.
En medio de la catástrofe, la Cruz Roja indonesia pudo movilizar a 400 socorristas en pocas horas. Los agentes “estaban listos y fueron movilizados de inmediato” a causa del volcán Merapi, explicó Anna Nelson, portavoz de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.
El sismo se produjo al sur de la gran ciudad universitaria de Yog-yakarta, una región densamente poblada, no lejos del volcán Merapi, actualmente en plena actividad.
La Cruz Roja comenzó a distribuir agua y alimentos a las víctimas, además de equipamientos para los niños. Miles de carpas para las familias y seis hospitales móviles fueron trasladados al lugar, al igual que el material médico que había sido enviado a la ciudad de Aceh por el tsunami.

Cruz Roja pide 9.79 millones de dólares para Indonesia
GINEBRA / AFP
La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja hizo este sábado un llamamiento de urgencia pidiendo 9.79 millones de dólares (7.68 millones de euros) para que la Cruz Roja indonesia pueda hacer frente a las necesidades de los supervivientes del sismo que ha azotado la isla de Java.
“Con el apoyo de la Federación Internacional, la Cruz Roja indonesia reaccionó inmediatamente movilizando a 400 voluntarios y empleados a la región afectada”, precisa la Federación en un comunicado divulgado en Ginebra, donde tiene su sede.
“Personal médico y un equipo de evaluación ya han sido enviados al lugar de la tragedia”, agrega la organización.
La Cruz Roja internacional evalúa en 200,000 el número de damnificados desplazados tras el sismo de 6.2 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, que azotó este sábado la isla de Java.
Según la Federación, el terremoto, que dejó más de 3,000 muertos, también ha causado más de 12,500 heridos y ha destruido más de 4,000 viviendas.
Cinco equipos médicos de la Cruz Roja indonesia, ayudados por la de Singapur, ya están operacionales. Otros cinco, procedentes de las regiones vecinas, van camino de la zona siniestrada, y un hospital de campaña de la Cruz Roja está siendo trasladado de Aceh a Yogyakarta.