Internacionales

Papa pide a jóvenes que confíen en su fe


El papa Benedicto XVI pidió a centenas de miles de jóvenes católicos polacos, congregados el sábado en Cracovia, que tengan confianza en su fe pese a las dificultades y los desórdenes del mundo.
El Papa ha vuelto a alertar sobre “aquellos que quieren poner a Cristo contra la Iglesia”, en el momento en que la película “El Código Da Vinci” siembra la duda sobre una eventual descendencia de Cristo.
El Soberano Pontífice comparó la fe cristiana a una casa en construcción, cuya solidez permite hacer frente a las pruebas y desgracias derivadas de los cataclismos naturales.
Benedicto XVI eligió un tono familiar y afectuoso, salpicando su homilía en varias ocasiones de la famosa fórmula de Juan Pablo II “no tengáis miedo”, para dirigirse a los jóvenes.
“No tengáis miedo de contar con Cristo”, declaró durante este encuentro en la explanada de Blonia en Cracovia, una tradición instaurada por Juan Pablo II que la convirtió en diálogo privilegiado con los fieles.
“Cristo no promete que nunca se abatirá un diluvio sobre una casa en construcción ni que ninguna ola se llevará lo que más queremos”, declaró el Papa.
“Una casa construida sobre la roca no significa una construcción apartada del juego de las fuerzas naturales que están inscritas en el misterio del hombre”, prosiguió, pero “haber construido sobre la roca significa que podemos tener la seguridad de que en momentos difíciles, hay una fuerza segura de la que fiarse”.
El Papa subrayó que el “rechazo de Jesús por los hombres atraviesa toda la historia de la humanidad y concierne también a nuestra época”.
“A menudo, se ignora a Jesús, se le ridiculiza, se le proclama rey del pasado, pero no de hoy, y mucho menos de mañana”, adujo.
“No cedáis ante los que quieren enfrentar a Cristo contra la Iglesia”, pidió el Papa a los jóvenes católicos.
Pero también subrayó que “una fe fuerte debe superar las pruebas”.
“Nuestra fe en Jesús (...) debe enfrentarse a menudo a la falta de fe de los demás”, advirtió, al dirigirse no sólo a los jóvenes polacos, sino a todos los jóvenes católicos del mundo.
La ceremonia del sábado por la noche, que ha congregado a más de 600,000 fieles, es la mayor desde el inicio, el jueves, de la visita del Papa alemán en Polonia, aunque podría ser superada el domingo con motivo de la misa que Benedicto XVI concelebrará en el mismo lugar.