Internacionales

Jornada violenta deja dieciocho muertos en Irak


Un total de dieciocho personas murieron el viernes en actos violentos en Irak, once de ellas en dos atentados con coches bomba que estallaron frente a mercados de Bagdad, informaron fuentes de seguridad.
En la noche, un coche bomba estalló en el mercado del barrio Al-Amel, en el oeste de la capital, dejando tres muertos y 21 heridos, informó una fuente del ministerio del Interior.
Mientras tanto, disparos de mortero mataron a dos personas e hirieron a otras dos en una zona industrial del barrio de Dura, en el sur de la capital, donde otras cuatro personas fueron heridas por ataques similares.
Más temprano, una fuente del ministerio de Defensa informó que "un coche bomba había estallado hacia las 10H00 (06H00 GMT) frente a un mercado cerca de la terminal de autobuses del barrio al-Nahda, una de las principales de Bagdad, dejando ocho muertos, entre ellos dos mujeres, y 31 heridos".
En el barrio de Baya, en el sur de Bagdad, 18 personas resultaron heridas por la explosión de una bomba artesanal cerca de un mercado, informó otra fuente del ministerio del Interior.
En Mansur, en el oeste de la capital, cinco personas fueron heridas por la explosión de otro artefacto artesanal, agregó el mismo informante.
En tanto, en Basora, a 550 km de Bagdad, un imán sunita, el jeque Wathik Musa al-Hamadani, fue abatido, junto a uno de sus colegas, por hombres armados, antes de la oración del viernes, dijo la policía local.
Además, en Kirkuk, 250 km al norte de Bagdad, la policía anunció la muerte de uno de sus agentes, por la explosión de una bomba que hirió a otros cuatro. Asimismo, un oficial del Ejército encargado de la protección de oleoductos murió en una emboscada cerca de esa ciudad petrolera.
En la localidad de Baladruz, norte de Bagdad, un guardia fue asesinado y la fábrica de azulejos que protegía fue dinamitada, según la Policía, institución que informó que cinco cuerpos de personas ejecutadas a balazos fueron encontrados en Baaquba, al norte de Bagdad.
Otros cinco cuerpos de personas decapitadas, miembros de una tribu chiíta, fueron encontrados en Moqdadiyah, al norte de Baaquba, mientras que en otra localidad de la misma región fueron descubiertos escondites de armas.
Una fuente de seguridad dijo que durante una batida en esta última localidad, llamada El-Essiued, se descubrieron diez coches bomba y una sala con instrumentos de tortura, la cual era utilizada como celda.