Internacionales

Alan García gana debate electoral en Perú

* Diálogo cargado de ataques y escaramuzas personales, por encima de propuestas programáticas

LIMA / AFP
El debate presidencial peruano fue ganado por el socialdemócrata Alan García, según analistas, que destacaron, sin embargo, un desempeño del nacionalista Ollanta Humala mejor de lo previsto, ya que logró poner en apuros a su oponente.
Ambos candidatos, que se enfrentarán en una segunda vuelta electoral el 4 de junio, protagonizaron un debate cargado de ataques y escaramuzas personales, por encima de propuestas.
Humala, de Unión por el Perú, tuvo un tono más agresivo con una estrategia basada en sacar en cara los errores y desaciertos del gobierno de García (1985-1990), quien optó por ceñirse a sus planes de gobierno, buscando dar una sensación de serenidad ante la exaltación de su adversario.
"Las intervenciones de García, pese a no responder varios temas, parecieron más ordenadas", mientras Humala apareció "sin estructura, sin orden, atropellado; a veces con un tono un poco de peleador callejero", opinó el analista Santiago Pedraglio.
El aspirante socialdemócrata había señalado antes del debate que no respondería a las "provocaciones" ni a las "cuchilladas", y que se centraría en presentar sus propuestas a los electores.
Esto le permitió "proyectar una imagen de estadista, demostrando solvencia en su discurso", mientras que su contendor se mostró "nervioso, inseguro y con una alocución dificultosa, recurriendo a la pugnacidad y a la agresividad", estimó el sicoanalista Jorge Bruce.
El ex candidato presidencial centroderechista Alberto Borea dijo que ante la "serenidad y mejores planteamientos" del ex mandatario, Humala, un comandante retirado del Ejército, "terminó dando gritos con una proclama militar como si estuviera en un cuartel".
Un criterio distinto tuvo Martha Chávez, ex candidata por el fujimorismo, quien dijo que Humala la sorprendió, pues "estuvo mejor de lo que se esperaba".
De García anotó que estuvo dentro de las expectativas como orador actuando con elocuencia. Sin embargo, lamentó que ambos hablaron de "generalidades, buenos deseos y vaguedades".
El analista Fernando Tuesta advirtió que los dos candidatos omitieron temas como el caso del ex presidente Alberto Fujimori, a quien la justicia chilena otorgó libertad condicional la semana pasada, mientras espera que se resuelva un pedido de extradición de Perú.
Esto porque ninguno de ellos desea perder los votos de los partidarios del ex mandatario, acotó.
Según Tuesta, Humala acertó al emplear un lenguaje directo, evitando dirigirse a los analistas y a una pequeña elite. "Se dirigió de manera sencilla a la gente y no habló de contenidos porque en términos de impacto no creo que sean importantes", añadió.
En el debate planeó el fantasma del encarcelado Vladimiro Montesinos, ex jefe de los servicios secretos peruanos durante el fujimorismo, quien la semana pasada acusó a Humala de montar una farsa al organizar una rebelión militar que --según dijo-- sirvió para cubrir su fuga del país en octubre de 2000.
Tras rechazar la acusación, Humala expresó que Montesinos busca favorecer a García, y se preguntó: ¿Por quién votaría Montesinos si pudiera hacerlo? Por supuesto que no votaría por mí", dijo.
En su respuesta, García declaró que quien dio libertad al ex asesor de Fujimori fue Humala, cuando hizo su levantamiento el mismo día en que Montesinos se fugaba del país.
En lo que todos los analistas coincidieron fue en calificar de "lamentable" la actitud de Humala, quien llegó tarde, originando una demora de 15 minutos en el inicio del debate.
Los analistas advirtieron que uno de los grandes temas que estuvo ausente de la confrontación fue el de los derechos humanos.