Internacionales

Una nueva república eslava

Montenegro aprueba en un referéndum histórico su independencia de Serbia.

La pequeña región de Montenegro, que formaba parte de la hoy extinta Yugoslavia, en la región de los Balcanes, al sur oriente de Europa, logró ayer su independencia, constituyéndose como una nueva república eslava y con planes de integrarse a la Unión Europea.
El histórico referendo sobre la independencia de Montenegro, celebrado ayer, terminó con una reñida victoria de los gubernamentales soberanistas que en los próximos meses podrán proclamar su separación de Serbia, con la que mantienen desde 2003 una débil unión estatal.
Según anunció en la madrugada del domingo al lunes el primer ministro de Montenegro, Milo Djukanovic, los independentistas ganaron la consulta con un 55,5 por ciento de los votos, apenas cinco décimas por encima del umbral mínimo impuesto por la Unión Europea (UE) para reconocer la soberanía del nuevo estado.
Ante cientos de sus seguidores en la sede del Gobierno en Podgorica manifestó que "esta noche, con la decisión de los ciudadanos, hemos restaurado la independencia de Montenegro".
El hombre fuerte de Montenegro, que domina la política de ese país desde hace 15 años, se refería así a la independencia perdida por el reinado de Montenegro en 1918 tras la Primera Guerra Mundial.
Desde entonces el destino de Montenegro, que se encuentra al sur de Croacia y al norte de Albania en la costa del Mar Adriático, estuvo estrechamente ligada a Serbia.
Con el 99 por ciento de los votos contados, los independentistas tienen un 55,5 por ciento de los votos, aseguró el primer ministro.
"Tenemos 45.000 votos más que nuestros oponentes", aseguró Djukanovic y felicitó a todos los ciudadanos de Montenegro por el resultado de la consulta y también a Serbia por su propia independencia.
El resultado mencionado por el primer ministro coincide con el anunciado poco antes por el montenegrino Centro de Elecciones Libres y Democracia (Cesid) y el serbio Centro de Monitoreo (Cemi). Según estos dos grupos independientes, los soberanistas alcanzaron 230.300 votos, frente a los 183.400 de los unionistas.
Horas antes, su líder Predrag Bulatovic, había acusado a estos dos grupos de "desestabilizar" el país con sus estimaciones y aseguró que según los datos que maneja la oposición, el voto a favor de la independencia sólo alcanza el 54 por ciento, insuficiente para el reconocimiento por parte de la UE.
Por su parte, la Comisión Electoral Central de Montenegro, presidida por el diplomático eslovaco Frantisek Lipka, rechazó adelantar detalles sobre el resultado, aunque vaticinó que mañana podría anunciar el resultado final preliminar de esta histórica consulta.

Por su parte, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), ofrecerá por la tarde una rueda de prensa para informar sobre el transcurso de estos comicios.
Miles de independentistas seguían en las calles de Podgorica y otras ciudades festejando con música y cantos populares montenegrinos la soberanía de su país, pero también con disparos de armas automáticas.
Unos 484.000 ciudadanos montenegrinos estaban llamados a acudir a las urnas el domingo en un histórico referéndum, en el que participó el 86,1 por ciento del electorado, según datos de la Comisión electoral central.
Montenegro tiene sólo 670.000 habitantes, 15 veces menos que Serbia, un desfase destacado por los independentistas como principal escollo para una coexistencia exitosa en la unión estatal negociada hace tres años por la UE y que desde un principio preveía la posibilidad de convocar una consulta como la realizada el domingo.
Según el acuerdo de Belgrado, como país soberano Montenegro deberá pedir el ingreso en Naciones Unidas y cualquier otro organismo multilateral, mientras que Serbia hereda el estatus legal internacional de la unión estatal.