Internacionales

Montesinos enturbia campaña electoral en Perú

* Desde la cárcel emite graves denuncias contra el candidato nacionalista Ollanta Humala

LIMA /AFP -El encarcelado ex asesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos, se inmiscuyó y empañó la campaña electoral peruana con graves denuncias contra el candidato nacionalista Ollanta Humala, quien las rechazó y lo acusó de buscar favorecer a su adversario Alan García en el balotaje del 4 de junio.
Las afirmaciones de Montesinos tuvieron el efecto de un terremoto al afirmar que Humala, un teniente coronel del Ejército en retiro, montó "una farsa, una operación de engaño y manipulación" cuando protagonizó una rebelión militar que en realidad sirvió para ayudarlo en su fuga del país en octubre de 2000.
La abrupta intervención de Montesinos alteró la campaña electoral peruana que ya se había visto perturbada por la decisión de la justicia de Chile, que otorgó el jueves libertad condicional al ex presidente Alberto Fujimori, a la espera de que se resuelva un pedido de extradición de Perú.
Es así que Montesinos y Fujimori, socios en la década del gobierno fujimorista (1990-2000), por súbita coincidencia han desviado juntos la atención de los peruanos y han puesto en apuros a los candidatos que se enfrentarán en un crucial debate la noche del domingo, dos semanas antes del balotaje.
El nacionalista Humala, del partido Unión por el Perú, rechazó indignado las acusaciones del ex jefe de los servicios secretos peruanos y dijo que el objetivo de la denuncia es manchar su honor jugando a favor de su adversario García, del socialdemócrata Partido Aprista.
"Yo pregunto ¿a quién benefician las declaraciones del delincuente Montesinos? ¿A quién benefician esas declaraciones que manchan mi honra? Pues benefician a Alan García", remarcó ante la prensa.
Dirigiéndose a su contendor García, el nacionalista le preguntó "¿cuál es el trato? (con Montesinos), ¿de qué se trata esto?".
El aspirante socialdemócrata calificó este sábado como una "reacción energúmena" la respuesta de Humala a Montesinos. "Ha sido una reacción desesperada, gesticulante y casi energúmena, me dio la impresión de desesperación", comentó.
García añadió que su rival probablemente esperaba que Montesinos, preso en una cárcel de máxima seguridad al interior de una base naval al oeste de Lima, "no dijera nada y guardara los secretos".
García subrayó que lo importante no es a quién benefician las declaraciones del ex asesor de Fujimori, sino determinar la verdad de los hechos sobre aquel levantamiento militar.
Hizo notar que hay una extraña coincidencia, pues el mismo día en que Humala se levantó en armas, el 29 de octubre de 2000, ese mismo día Montesinos fugaba del país por vía marítima en el velero Karisma.
Humala, por su parte, dijo que las acusaciones de Montesinos no tienen "ni pies ni cabeza".
El candidato nacionalista dijo que si es elegido presidente, el ex asesor no saldrá de la cárcel, y recordó que Agustín Mantilla, ex secretario y ex ministro del Interior de García, fue uno de los que apareció en un vídeo recibiendo 30.000 dólares de manos de Montesinos durante la década del régimen fujimorista (1990-2000).
Las declaraciones de Montesinos acaparan la atención de la prensa peruana que señala que un personaje muy cuestionado y con poca credibilidad ha logrado dictar la agenda política ante la cercanía de las elecciones.
"No hay que 'vladimirizar' el debate político en función de lo que diga Montesinos, que busca perturbar o enturbiar el ambiente electoral", dijo el congresista Mauricio Mulder, dirigente del Partido Aprista.
El procurador anticorrupción, Antonio Maldonado, calificó las aseveraciones del ex asesor de Fujimori como "oportunistas" y sostuvo que en todo caso se debe investigar el caso de la rebelión militar de Humala, porque "Montesinos, así como miente, también dice la verdad".
El cardenal Juan Luis Cipriani opinó que "las declaraciones grabadas de un delincuente que hizo tanto daño al Perú no pueden ocupar la discusión del debate político y del futuro del país".