Internacionales

Aprueban primer gobierno iraquí

* Aprobación se produce en medio de jornada de violencia

BAGDAD /AFP -El Parlamento aprobó el primer gobierno permanente de la posguerra en Irak, tras cinco meses de espera, pero la coalición de unión nacional que debe erradicar la violencia, que este sábado causó 26 muertos, carece de titulares en las carteras claves de seguridad.
El primer ministro Nuri al Maliki presentó su gobierno al Parlamento precisando que las carteras de Interior y Defensa, y la Secretaría de Seguridad Nacional serían asumidas de forma interina por él y sus dos viceministros, respectivamente.
En lo que respecta a la violencia, 26 personas murieron este sábado, entre ellas 19 obreros, en un atentado con bomba en un barrio chiíta de Bagdad, mientras que 15 cuerpos mutilados fueron descubiertos al sur de la capital.
La sesión del Parlamento comenzó dos horas más tarde de lo previsto con la lectura de fragmentos del Corán. Ante las difíciles negociaciones y la falta de acuerdo en las designaciones entre las listas sunitas y chiítas, Maliki tuvo que presentar un gobierno incompleto, sin nombramientos en áreas estratégicas.
"Asumiré la responsabilidad del ministerio del Interior en un primer momento, el viceprimer ministro Salam al Zobaie será el ministro de Defensa interino y el viceprimer ministro Barham Saleh será el ministro de Seguridad Nacional interino", anunció el primer ministro.
Las carteras clave de Interior y de Defensa están particularmente disputadas. Los sunitas acusan al hasta ahora titular de Interior, el chiita Bayan Jabr Sulagh, de permitir que las milicias interfieran en las fuerzas del Ministerio del Interior.
Según Sulagh, los responsables son criminales que se disfrazan de policías o fuerzas exteriores a su ministerio. Los ministros y los dos viceprimeros ministros fueron investidos uno por uno por los diputados, en una rápida votación a mano alzada.
Maliki expuso luego su programa de gobierno de 34 puntos, el último de los cuales está dedicado a las milicias armadas, que fue aprobado por los diputados. Entonces el gobierno pudo prestar juramento.
El primer ministro insistió en la necesidad de que su país establezca "un calendario con el fin de que las fuerzas de seguridad iraquíes puedan asumir plenamente las tareas de seguridad y para poner término a las misiones de la Fuerza multinacional, cuyas tropas podrán de esa manera regresar a sus países respectivos".
"Voy a encargarme de los tres temas importantes para el pueblo iraquí: la seguridad, la lucha contra la corrupción y los servicios", dijo en una rueda de prensa.
En Londres, la investidura del nuevo gobierno de Irak fue recibida como "un cambio crucial" en la situación de ese país por el primer ministro británico Tony Blair. De su lado, el jefe del gobierno italiano Romando Prodi felicitó a Nuri al Maliki estimando que se trataba de un hecho muy importante "para la reconstrucción de un Irak democrático".
Entre los ministros investidos, el chiíta independiente Hussein al Chahristani ocupará la estratégica Cartera de Petróleo, y el polémico ex ministro del Interior, el chiíta Bayan Jabr Sulagh, la de Finanzas. El kurdo Hoshyar Zebari fue confirmado al frente del ministerio de Relaciones Exteriores.
El Parlamento también aprobó a tres secretarios de Estado sin cartera. El nuevo gobierno, ampliamente renovado, sólo incluye tres mujeres, frente a siete en el Ejecutivo provisional saliente.
Según varios parlamentarios, el lunes se celebrará una sesión de trabajo en el Parlamento. Varios diputados del Frente de la Concordia, la principal coalición sunita, abandonaron el Parlamento este sábado, negándose a participar en la votación de investidura para protestar por la presentación de un gobierno incompleto.
El presidente iraquí, el kurdo Jalal Talabani, que asistió a la ceremonia, se había declarado opuesto esta semana a la presentación de un gobierno con vacantes. Designado el 22 de abril, Maliki tenía hasta el 22 de mayo para presentar su ejecutivo al Parlamento.
La formación de este gobierno es considerado por Estados Unidos como la mejor manera de poner fin a la insurrección sunita y a la violencia sectaria. Ésta se ha disparado en Irak desde el atentado cometido el 22 de febrero contra el mausoleo chiíta de la ciudad sunita de Samarra, al norte de Bagdad.