Internacionales

Cruenta contraofensiva policial en Sao Paulo

* Último balance registró 281 atentados contra residencias de policías, autobuses, y agencias bancarias que dejaron 155 muertos

SAO PAULO /AFP -La Policía lanzó una cruenta contraofensiva tras los ataques y rebeliones carcelarias del crimen organizado, que, en cinco días, dejaron 155 muertos, mientras el gobierno del estado de Sao Paulo admitía contactos con líderes mafiosos para frenar la ola de violencia.
"La situación está bajo control", dijo el miércoles el gobernador Claudio Lembo tras una nueva noche de violencia que dejó 22 supuestos delincuentes muertos, según datos revelados por el jefe policial Elizeu Texeira Borges a TV Globo.
El jerarca sostuvo que los últimos atentados no fueron responsabilidad del crimen organizado, sino de "surfistas delincuentes (oportunistas) que están aprovechando la ocasión, principalmente en el interior" del estado.
La ola de más de 280 ataques y 73 motines carcelarios dirigidos por el grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC) fue lanzada el viernes en protesta por el aislamiento de sus líderes presos.
El último balance oficial registró 281 atentados (incluidos 54 contra residencias de policías, 82 contra autobuses, 17 contra agencias bancarias y dos contra otros objetivos civiles), que dejaron 155 muertos (93 sospechosos, 40 policías, 18 presos y 4 transeúntes).
Fueron detenidos 122 atacantes a los que se decomisó 134 armas (entre granadas, fusiles y ametralladoras). "La Policía está matando a quien osa enfrentarnos", manifestó en rueda de prensa Teixeira Borges. "La caza continúa", añadió.
El mayor Sergio Olimpo Gomes, de la Asociación de Oficiales policiales, alertó al diario O Globo que los agentes seguirían la máxima del "ojo por ojo". "A partir de ahora morirá un promedio de 10 a 15 bandidos por día en Sao Paulo", advirtió.
James Cavallaro, de la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch, reclamó respeto a la legalidad y la investigación de todas las muertes ocurridas en los enfrentamientos.
"Es necesario que las fuerzas del orden actúen dentro de la ley, aun en tiempos difíciles, porque de lo contrario la Policía se convierte en una banda más, un grupo armado actuando sin ley", dijo Cavallaro al diario Folha de Sao Paulo.
La prensa refirió que el PCC cesó sus ataques tras alcanzar un acuerdo con las autoridades, cosa que éstas negaron. El gobierno del estado admitió contactos con el jefe del PCC, Marcos Williams Camacho, alias "Marcola", considerado promotor de los ataques desde la cárcel de máxima seguridad donde está detenido.
El gobernador dijo que la reunión se realizó el domingo a pedido de una abogada que quería cerciorarse de que el preso estaba en buenas condiciones de salud, pero insistió en que "no se celebró ningún acuerdo".
Otro líder del PCC, Orlando Mota Junior, alias "Macarrao", admitió desde la cárcel a un canal de televisión que "hubo sí una negociación" que permitió suavizar las restricciones a recreos y visitas de abogados.