Internacionales

Ecuador acusa a EU de chantaje


QUITO /AFP -Ecuador tildó el miércoles de "chantaje" la decisión de Estados Unidos de frenar las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC), en represalia a la anulación del contrato con la petrolera Oxy, y negó que la medida implique una confiscación, como denunció Washington.
"Esto es una sanción, un chantaje inaceptable", declaró el ministro de Interior, Felipe Vega, al cuestionar la interrupción de las conversaciones anunciada por Washington luego que Ecuador anuló el contrato con Occidental (Oxy), despojándola de su derecho a explotar 100.000 barriles diarios de crudo.
"El cierre unilateral de las negociaciones es una sanción que nos hace Estados Unidos porque no hemos permitido que siga este estatus ilegal, ilegítimo y lesivo a las normas que regulan las relaciones entre las empresas y el Estado", señaló Vega al canal Uno de televisión.
Mientras, la cancillería expresó que Ecuador "tiene la seguridad de que Estados Unidos tomará debidamente en cuenta que el proceso judicial llevado a cabo con la Occidental es estrictamente de ese carácter y no desechará la continuación de las negociaciones del TLC, pues éste es de carácter exclusivamente comercial".
Agregó que el caso Oxy "no debe afectar las cordiales relaciones que mantienen los dos países y la estrecha cooperación existente en numerosos aspectos de la relación bilateral".
La petrolera estadounidense --que se presenta como el principal inversor extranjero en Ecuador-- dejó de operar por un fallo del gobierno --juez de última instancia en el caso--, que la responsabilizó de la venta ilegal del 40% de acciones a la canadiense Encana, ahora de propiedad de la china Andes Petroleum.
Tras la sentencia del lunes, la compañía está obligada a traspasar sus yacimientos y maquinaria a la estatal Petroecuador, en una acción que Washington considera confiscatoria y contraria al tratado bilateral de inversiones.
Sin embargo, el gobierno de Quito rechazó la acusación. "Acá no hay ninguna confiscación y ese es un argumento que no tiene ningún sentido", enfatizó Vega.
"En ningún momento (...) se han violado disposiciones de tratados internacionales, sean éstos bilaterales o multilaterales", enfatizó, a su vez, la cancillería y negó que el proceso suponga una "expropiación o nacionalización de las inversiones de Occidental".
Vega advirtió que Ecuador, como país soberano, "no se dejará poner en la disyuntiva de entre un TLC o un arreglo amistoso" con Oxy.
"Somos una nación soberana y si los señores cierran las posibilidades de seguir con el TLC --que es lamentable--, pues podemos mirar a Europa", expresó el funcionario al eludir a los planes de Ecuador para definir con el bloque comunitario un pacto de libre comercio.
Vega consideró, igualmente, que la medida contra Oxy supone "una lección" para Estados Unidos, subrayando que el gobierno de Quito "no corre geopolíticamente detrás de nadie ni está alineado con ningún país en específico".
La oficina del representante estadounidense para Comercio, Rob Portman, expresó su decepción por la medida contra la petrolera y, tras exigir explicaciones a Quito, dijo que "no se prevé nuevas conversaciones para un TLC", suspendidas desde abril por Washington hasta que Ecuador solucionara su diferendo con Oxy.
Para la cancillería ecuatoriana, la situación con Oxy "es exclusivamente de carácter judicial". "Un Estado soberano que cumple la ley y una empresa privada que la ha quebrantado. No es un conflicto entre dos Estados", apuntó.
En abril, cuando las partes se disponían a sellar el TLC en Washington, el equipo negociador estadounidense dejó en suspenso el cierre del acuerdo debido a una ley ecuatoriana que desde entonces obliga a las petroleras a entregar al Estado 50% del excedente obtenido por el alto precio del crudo.