Internacionales

“Si prueban lo de mi fortuna renuncio al cargo”

Irritado por un informe de la revista Forbes que le atribuye una fortuna de 900 millones de dólares, el presidente cubano Fidel Castro ofreció a Washington renunciar si le hallan un solo dólar en un banco, un desafío digno para sus seguidores y retórico para los opositores.

Con el ejemplar de la revista Forbes en la mano, en cuya edición se señala la supuesta fortuna del mandatario cubano, y rodeado de cercanos colaboradores, Fidel Castro compareció en la televisión para responder a lo que tildó de "basura" e "infame calumnia" labrada por el presidente George W. Bush y los servicios de inteligencia de Estados Unidos.
"Los emplazo a todos, en primer lugar al presidente Bush, al ladronzuelo ese; a la CIA; a los 33 organismos de inteligencia de Estados Unidos; a los miles de bancos que hay en el mundo", dijo el mandatario.
A ratos jocoso, dejó ver no obstante su enojo por la información que lo ubica como el séptimo gobernante más rico del mundo, pese a no ser la primera vez que figura en la lista de Forbes, En 2005 la revista informó que su fortuna personal sería de 550 millones y en 2004 de 150 millones.
"Si prueban que yo tengo una cuenta en el exterior de 900 millones, de un millón, de 500.000, de 100.000, de un dólar, renuncio al cargo. Les ofrezco, les regalo lo que han pretendido, han querido eliminarme y no han podido. Si lo prueban, no hacen falta más planes ni transiciones ni tonterías de ese tipo", dijo.
Al considerar "ridículo" atribuirle una fortuna, Castro, quien dice ser el hombre austero de su época de guerrillero en la Sierra Maestra, cuestionó: "¿para qué quiero el dinero si voy a cumplir 80 años, si no lo quise antes?"
Molesto con el impacto internacional de la publicación de Forbes, el gobernante señaló que existe un interés de desprestigiar la revolución "pintándolo como un "ladrón" y un "traidor con el pueblo".
Reacción retórica
Seguidores de Castro dijeron este martes sentirse orgullosos de la reacción del mandatario; pero otros sectores de la población y de la oposición estimaron que la reacción del mandatario es retórica e innecesaria.
El opositor moderado Manuel Cuesta Murúa dijo que la reacción de Castro "es un gesto dramático para reafirmar que no es un hombre rico en los términos de Forbes, esa oferta es un golpe de efecto".
"Si hubiera un método para medir la intensidad del poder sería fácil, pues es uno de los que más poder goza en el mundo, esa es su riqueza. Demostrar una fortuna es lo difícil, por ahí no va el asunto. El tiene el poder de disponer de los recursos del Estado, pero tiene un desprecio medieval por el dinero", opinó Cuesta Murúa.
Por su parte, el opositor Vladimiro Roca estimó que las publicaciones "son el resultado de la falta de transparencia que ha existido en el gobierno cubano y de mecanismos de control interno".
"El gobernante hace lo que le da la gana. Debería de renunciar sin que Forbes demostrara nada, ya ha estado mucho tiempo en el poder. Su reacción es porque (la información) le dolió, esta vez le pico más que otros años", añadió Roca.
Cubanos no creen
Una oficinista de 42 años consideró que "lo de la renuncia es parte del 'pa'lla y pa'ca' (tira y afloje) en la relación con los gringos; eso no va a pasar más allá, eso muere ahí".
"Yo no creo que eso sea verdad, a él no le hace falta, si vive como quiere. El no va a arriesgarlo todo por cuatro pesos. Lo de esa revista es ganas de chivarle la pita (mortificarlo)", expresó una empleada doméstica de 60 años.
Un seguidor de Castro, Roberto Hernández, de 51 años, dijo estar "orgulloso de la respuesta del comandante", porque el tema de su fortuna personal es una "absoluta calumnia inventada por el enemigo".
"No tiene por qué darle importancia a una revista que aquí nadie ve. Habló demasiado, si es mentira por qué le hace caso. Tanta justificación para qué", declaró por su lado un mecánico de 32 años.
No faltó quien le tomara el lado humorístico al asunto. Un joven de 20 años afirmó: "Eso es pura mentira... y si es más rico que la reina de Inglaterra vamos a pedirle unos fulas (dólares) en préstamo".