Internacionales

Crece violencia en un Irak sin gobierno

* Además de casi un centenar de heridos en uno de los domingos más sangrientos del año

Irak vivió uno de los domingos más sangrientos desde el inicio del año, con 42 muertos y más de 80 heridos, mientras el primer ministro, Nuri al Maliki, sigue con dificultades para formar un gobierno de unión nacional.
El atentado más mortífero se produjo cerca de la base estadounidense de Camp Victory, cerca del aeropuerto de Bagdad, donde 14 iraquíes perdieron la vida y al menos seis resultaron heridos en un doble atentado suicida con coche bomba, según el Ejército estadounidense.
"Terroristas mataron a 14 civiles iraquíes e hirieron a otros seis cuando dos coches bomba explotaron cerca de un puesto de control de Camp Victory, en el oeste de Bagdad", informó el Ejército estadounidense.
En el norte de Bagdad tres guardaespaldas del ministro de Relaciones Exteriores, Hoshyar Zebari, perdieron la vida en un atentado contra la comitiva, en la que no se encontraba el canciller. Otras 23 personas fallecieron en diferentes ataques en el país.
Asimismo, dos soldados estadounidenses murieron el domingo en la explosión de una bomba en el este de Bagdad, anunció el Ejército estadounidense en un comunicado, por lo que se eleva a 2,433 los militares y personal estadounidense muertos en Irak desde la invasión en marzo de 2003, según un cómputo realizado por la AFP con cifras del Pentágono.
Por su parte, el Ministerio británico de Defensa anunció la muerte de dos de sus soldados alcanzados el sábado por la noche por la explosión de una bomba al paso de una patrulla cerca de Basora (sur), con lo que asciende a 111 el número de militares británicos muertos en Irak desde la invasión del país en marzo de 2003.
En el plano político, seguía bloqueada la formación de un gobierno de unión nacional ante la falta de acuerdo acerca de las personas que ocuparán las carteras de Interior y Defensa, lo que podría llevar al primer ministro a presentar un gobierno incompleto.
"El primer ministro anunciará el gobierno sin los titulares de Defensa e Interior. Él será el responsable de ambas carteras de forma interina", declaró Baha Al Aradji, diputado de la Alianza Unificada Iraquí (AUI), la coalición chiíta que cuenta con 128 de los 275 escaños del Parlamento.
Tras dos o tres semanas, Al Maliki "tendrá tiempo para nombrar a los titulares, eligiendo a personas competentes", explicó Al Aradji --miembro del movimiento del jefe radical chiíta Moqtada Sadr-- en una conferencia de prensa.
Los sunitas acusan al actual ministro del Interior, el chiíta Bayan Jabr Sulagh, de encubrir los abusos de las milicias chiítas y de los 'escuadrones de la muerte' dentro de la propia Policía iraquí.
Al Maliki, que procede de la AUI, fue designado primer ministro el 22 de abril y dispone de un mes, es decir, hasta el 21 de mayo, para presentar su gobierno al Parlamento.
La coalición chiíta seguía en crisis este domingo, pues el partido Fadhila ha decidido renunciar "definitivamente" y "por razones de principio" a integrar el gobierno de unión nacional.
Fadhila, que cuenta con 15 diputados en el Parlamento, elegidos en la lista de la AUI, se retiró el viernes de las negociaciones, después de que su candidato para ocupar la cartera de Petróleo fuera rechazado.
Por su parte, el diputado del Frente de la Concordia, la principal coalición sunita (44 escaños), Salman al Jumayni, reclama una representación proporcional a los resultados obtenidos en las elecciones legislativas de diciembre, porque de lo contrario "suspenderá" su participación en el gobierno y en el proceso político.
Por último, un grupo armado iraquí anunció, en un comunicado divulgado el domingo en Internet, que decidió liberar a un chofer sirio que había sido secuestrado hace una semana, al no encontrar pruebas de que colabora con las fuerzas estadounidenses.