Internacionales

EU rechaza negociar mano a mano con Irán


Washington rechaza firmemente la idea de negociar bilateralmente la crisis que tiene con Irán por su programa nuclear, pese a los llamados cada vez más numerosos que suenan desde el propio Estados Unidos y el exterior, incluyendo al secretario general de la ONU, Kofi Annan.
Los estadounidenses han resistido todo llamado a sentarse a la mesa con los iraníes, incluso en momentos en que los esfuerzos europeos para lograr una solución aparecen paralizados y la presión diplomática para conseguir una fuerte resolución en Naciones Unidas no funciona.
El secretario general de la ONU, Kofi Annan, es la más reciente de las figuras mundiales que solicitó a Estados Unidos un mayor involucramiento en las negociaciones, que buscan que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio.
Annan dijo a periodistas en Viena este viernes que en tanto los iraníes sientan que los negociadores europeos deben consultar con Estados Unidos sobre cada decisión, "no estoy seguro de que pongan todo sobre la mesa".
Las potencias occidentales sospechan que Irán planea construir bombas atómicas a la sombra de su programa nuclear civil, algo que Teherán ha negado en forma reiterada.
Algunos funcionarios europeos, particularmente en Alemania, se sumaron a los reclamos en favor de una negociación directa, al igual que líderes políticos de ambos partidos en Estados Unidos.
Los ex secretarios de Estado Henry Kissinger, republicano, y Madeleine Albright, demócrata, urgieron al presidente Bush a que responda la carta enviada el lunes pasado por el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad.
Si la Casa Blanca no vio nada nuevo en el primer contacto con Irán en más de 25 años, Kissinger ve una señal de que el gobierno en Teherán estaría interesado en llegar a un acuerdo.