Internacionales

Irán dispuesto a negociar


Irán acepta "negociar" las medidas que los europeos le presentarán para intentar resolver la crisis nuclear, pero rechaza suspender sus "actividades de investigación relativas al enriquecimiento" de uranio, declaró este jueves un importante responsable del dossier nuclear iraní.
"Por el momento, no hemos recibido ninguna propuesta (por parte de los europeos) pero, en la medida en que Teherán cree en una solución diplomática, estimamos que una eventual propuesta puede ser tomada en cuenta y negociada", señaló Hossein Entezani, portavoz del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, encargado del dossier nuclear, según la agencia semioficial Mehr.
Añadió que "en cualquier propuesta, sobre todo de Europa, la suspensión de los derechos mínimos de Irán relacionados con las actividades de investigación relativas al enriquecimiento, no es aceptable".
Teherán distingue entre las actividades de investigación en materia de enriquecimiento de uranio, retomadas el 10 de enero, y de enriquecimiento industrial, que todavía no ha comenzado.
"Como hablamos de los derechos de un miembro de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), eso implica que no se deben limitar sus derechos mínimos, especialmente en materia de investigación y desarrollo", agregó. "Lógicamente, la suspensión en ese campo no es aceptable", prosiguió. Irán anunció haber logrado con éxito enriquecer uranio al 4,8%. Entezami agregó que "Irán podría considerar aplicar de nuevo el protocolo adicional si su programa nuclear vuelve a su curso normal".
Irán firmó a fines de 2003 y comenzó a aplicar el protocolo adicional, que pone bajo vigilancia su programa nuclear, especialmente con inspecciones a los sitios, pero decidió suspender esos controles tras el envío de su caso al Consejo de Seguridad.
Tras el fracaso de Estados Unidos en convencer a Rusia y China para que acepten que el Consejo de Seguridad adopte una resolución que obligue a Irán a suspender el enriquecimiento de uranio, las potencias occidentales decidieron darse un plazo de "algunas semanas" y presentar a Irán una nueva propuesta que permita salir de la crisis.
Los diplomáticos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EU, Rusia, Francia, Gran Bretaña y China), además de Alemania, se reunirán el 19 de mayo en Londres para examinar nuevos planteos a Irán, además de posibles sanciones en el caso que no se alcance ningún acuerdo con Teherán.
Washington y los países europeos consideran que el programa nuclear iraní encubre el propósito de fabricar armas atómicas, mientras que Teherán sostiene que su fin exclusivo es producir combustible nuclear para uso civil.