Internacionales

EU presiona a eurodiputados que investigan a la CIA


Los eurodiputados que investigan las presuntas actividades ilegales de la CIA en Europa denunciaron ayer la presión de EU sobre algunos gobiernos europeos para evitar que salga a la luz toda la verdad sobre este caso.
Ciertos responsables políticos “dicen de forma confidencial que tienen una gran presión de la administración estadounidense”, aseguró ayer el vicepresidente de la comisión temporal del Parlamento Europeo (PE) que investiga este caso, el alemán Cem Oxdemir.
“No debemos forzarlos” a desvelar la información de la que puedan disponer, porque son países que tienen buena relación con EU y que quieren mantenerla, según Oxdemir, quien precisó que no hablaba en nombre de toda la comisión parlamentaria. Algunos de esos países, puntualizó, quieren sumarse a la Unión Europea (UE) y, por lo tanto, deberían ajustarse a sus normas.
El parlamentario alemán forma parte de la delegación del PE que realiza una visita a Washington para recabar información sobre la presunta existencia de cárceles clandestinas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el supuesto uso de aeropuertos europeos para trasladar a detenidos a países en los que podían ser torturados.
En un acto en la sede del centro de estudios “New America Foundation”, Oxdemir dejó claro que no habían venido a EU para amonestar a la CIA, sino para intentar aclarar las razones por las que algunos países de la UE, o candidatos a convertirse en miembros, estuvieron, de una forma u otra, implicados en esas acciones.
Por ahora, añadió, la investigación ha revelado que “es muy probable” que existieron o existen prisiones o centros de detención de la CIA en Polonia y Rumanía.
“Es difícil decir dónde exactamente”, porque la gente que puede saberlo no quiere hablar, prosiguió, pero hay testigos, por ejemplo, del aterrizaje en Polonia de un vuelo de la CIA, procedente de Tailandia, con al menos un prisionero sospechoso de terrorismo.
El informe provisional sobre las pesquisas realizadas hasta ahora pone de manifiesto también que uno de los “aeropuertos claves” para el traslado de los detenidos fue el de Palma de Mallorca, en España, según Oxdemir.
Los 13 miembros de la delegación de la Eurocámara, que ya se entrevistaron con representantes de organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos, se reunirán también con responsables políticos, como el senador Dick Durbin o el legislador Robert Wexler, ambos demócratas.
Sin embargo, no fueron recibidos por los dos congresistas republicanos que figuraban en su agenda, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Peter Hoekstra, y el miembro de ese mismo Comité, Mac Thornberry.
Otro de sus interlocutores será John Bellinger, asesor legal de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, quien reconoció el pasado jueves en Bruselas que en “raras ocasiones” y tras los atentados del 11-S, EU había trasladado a sospechosos de terrorismo de un país a otro, para evitar que escaparan a la Justicia.
Bellinger aseguró, no obstante, que “las alegaciones de que ha habido un gran número de vuelos con detenidos a bordo y, aún peor, destinados a ser torturados, son simplemente absurdas”. Los eurodiputados tienen previsto reunirse, además, con el secretario de Estado adjunto para Asuntos Europeos, Daniel Fried, y con el ex director de la CIA, James Woolsey.
Con todos ellos tratarán de aclarar la información desvelada el pasado noviembre en EU, por el diario “The Washington Post”, según la cual la CIA trasladó prisioneros a través de aeropuertos europeos con rumbo a centros de detención clandestinos en Europa Oriental.