Internacionales

Presidente de Irán escribe carta a Bush


El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, escribió a su homólogo estadounidense, George W. Bush, proponiéndole "nuevas formas" para solucionar las tensiones, en un gesto sin precedentes desde 1980 que coincide con las fuertes presiones internacionales para que Irán cese sus actividades nucleares sensibles.
El anuncio de este gesto, el primero desde la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Irán y Estados Unidos, se produjo a pocas horas de una reunión en Nueva York de los jefes de la diplomacia de las seis potencias mayores para elaborar una estrategia común que obligue a Irán a suspender su programa de enriquecimiento de uranio.
Según el portavoz del Gobierno iraní, Gholam Hossein Elham, el presidente Mahmud Ahmadinejad propone en su carta "nuevos medios para salir de la situación vulnerable existente en el mundo".
En esa misiva, Ahmadinejad "va más allá de las cuestiones nucleares, y las cuestiones nucleares forman parte de los asuntos internacionales".
El jefe de la diplomacia iraní Manuchehr Mottaki entregó el lunes la carta a la embajada de Suiza, indicó a la AFP el portavoz de la cancillería, Hamid Reza Assefi.
Suiza representa los intereses estadounidenses en Irán desde la ruptura de relaciones diplomáticas entre Washington y Teherán en 1980.
En su correo, el presidente iraní "analiza la situación en el mundo y examina las causas de sus problemas", según el portavoz. La carta del presidente iraní a George W. Bush no cambia la posición de Washington respecto del programa nuclear iraní, dijo un portavoz de la Casa Blanca este lunes.
"Ningún elemento de la carta toca los temas (que discuten) Irán y la Comunidad Internacional", dijo Frederick Jones, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense. La letra, según Jones, expone "una vasta visión histórica y filosófica" de las últimas declaraciones de Irán sobre su derecho a tener un programa nuclear, pero no ofrece concesiones, precisó.
Jones agregó que "Irán sabe lo que tiene que hacer, debe conformarse" a la voluntad del Consejo de Seguridad de la ONU y a las resoluciones de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) "cesando todas las actividades ligadas al enriquecimiento de uranio".
Es la primera vez desde la ruptura de las relaciones diplomáticas que un dirigente iraní establece oficialmente un contacto con un jefe de Estado norteamericano. Los responsables iraníes habían descartado hasta el presente toda discusión directa con Estados Unidos, argumentando que Washington no estaba dispuesto a tratar con Teherán de igual a igual.
Washington propuso de su lado a Irán entrevistas directas sobre el asunto único de la situación en el vecino Irak, pero los dos países desistieron luego de ese encuentro.
Los ministros de Relaciones Exteriores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU --Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos--, más Alemania y el alto representante para la política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, se reunirán este lunes en Nueva York para una cena de trabajo totalmente consagrada a Irán.
En forma paralela, los representantes de los 15 miembros del Consejo de Seguridad volverán a reunirse para nuevas negociaciones en torno al proyecto de resolución, presentado por París y Londres con el apoyo de Washington.
El documento, que insta a Irán a congelar su programa nuclear e invoca el llamado capítulo 7 de la Carta de la ONU --que habilita la posterior aplicación de sanciones económicas o incluso el uso de la fuerza-- ha chocado con fuertes objeciones de parte de Rusia y China.