Internacionales

EEUU enjuicia a soldados por torturas

El Gobierno estadounidense abrió más de 100 cortes marciales por malos tratos en Irak y Afganistán.

Ciento tres soldados estadounidenses fueron enviados a cortes marciales, y 89 de ellos fueron condenados por haber infligido malos tratos a prisioneros en Irak y Afganistán, según informó este lunes un funcionario estadounidense al más alto organismo antitorturas de la ONU.
Otras 170 investigaciones están aún en curso, dijo Charles Stimson, un alto funcionario del Pentágono, en la primera comparecencia de Washington ante el Comité de la ONU contra la Tortura desde que el presidente George W. Bush lanzó la "guerra contra el terrorismo", en 2001.
Durante la audiencia los funcionarios estadounidenses desaprobaron un estudio difundido por la organización internacional de derechos humanos Human Rights Watch.
"A la fecha hay (abiertas) 103 cortes marciales, 89 miembros del servicio fueron condenados lo cual representa un nivel del 86% de condenas", dijo Stimpson al panel de 10 expertos legales.
El funcionario estadounidense no dijo exactamente dónde están los detenidos, pero reiteró que los esfuerzos oficiales para poner fin a las torturas y abusos entre las tropas desplegadas en Irak y Afganistán fueron más extensos de lo que revelaron los grupos de derechos humanos.
Stimpson dijo que 19 acusados fueron sentenciados con penas de al menos un año, mientras 28 militares, hombres y mujeres, fueron expulsados del ejército. Entre las referencias, se incluyeron los procesos abiertos tras las revelaciones de torturas en la cárcel iraquí de Abu Ghraib, en 2004.
Según el informe de Human Rights Watch, en base a información pública, unos 600 procesos iniciados resultaron en la apertura de 54 cortes marciales por malos tratos y en 40 sentencias, relativas a Irak, Afganistán y la prisión estadounidense de Guantánamo, en Cuba.
La delegación estadounidense reiteró que el recurso a torturas y a tratos crueles, inhumanos o degradantes está prohibido por las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia estadounidenses, donde sea que estos operen.
"Tenemos actualmente leyes más severas, procedimientos más severos, un sistema de formación más severo y mecanismos de control más severos", aseguró por su parte el consejero jurídico del Departamento de Estado, John Bellinger.
Los manuales militares fueron revisados y la nuevas versiones serán publicadas próximamente tras un examen del Congreso. La técnica de "submarino", consistente en sumergir al detenido bajo agua durante un interrogatorio, será específicamente prohibida, señaló Stimson. Las organizaciones de derechos humanos cuestionaban que Washington se negara a reconocer como tortura esa técnica de interrogatorio.
El Comité de la ONU, integrado por expertos legales, regularmente examina la situación en 141 países que han ratificado la Convención Contra la Tortura. Se espera que un informe final de situación y las conclusiones sobre Estados Unidos sean difundidos el 19 de mayo.