Internacionales

Bush presenta al nuevo director de la CIA

George W. Bush designó hoy al frente de la CIA a Michael Hayden, hasta ahora general de las Fuerzas Armadas, por considerar que "está altamente cualificado para este puesto”, a pesar de las críticas de republicanos y demócratas que consideran que Hayden no es la persona adecuada para el puesto.

El presidente de EEUU, George W. Bush, designó hoy al general de la Fuerza Aérea Michael Hayden como nuevo director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), en sustitución de Porter Goss, que presentó su dimisión el viernes.
En su anuncio, hecho junto a Hayden y el jefe de la inteligencia de EEUU, John Negroponte, Bush dijo que el designado "está altamente cualificado para este puesto".
En opinión del presidente, que sale así al paso de las críticas ya vertidas contra Hayden, el general es "el hombre correcto para liderar la CIA en este momento crítico de la historia de nuestra nación". Igualmente destacó que el general de la Fuerza Aérea tiene más de 20 años de experiencia en cuestiones de inteligencia.
Antes de su nombramiento, que debe ser confirmado por el Senado tras la celebración de las correspondientes audiencias, se han hecho ya críticas tanto de republicanos como de demócratas, que consideran que Hayden no es la persona adecuada para el puesto.
Durante el anuncio, el general aseguró que "no hay puesto más importante que la dirección de la CIA para preservar nuestra seguridad y nuestros valores en estos momentos".
"Trabajaremos con el Congreso para que los servicios de inteligencia (de EEUU) vayan hacia adelante", aseguró Hayden, quien agradeció tanto a su esposa como a sus hijos el apoyo que le han dado siempre en su carrera.
Hayden, que actualmente es el "número dos" del director nacional de Inteligencia, John Negroponte, es un militar condecorado con casi cuatro décadas de servicio activo, que tiene un historial tan brillante como polémico, especialmente durante sus seis años como jefe de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).
En su trayectoria destaca su cargo como director de inteligencia del comando central de EEUU en Europa; el de comandante de la Agencia Aérea de Inteligencia en Texas, y sus años en Corea del Sur, con responsabilidades sobre el comando estadounidense en la zona.
A esa larga lista se suman varios cargos en el Pentágono, entre ellos el más conflictivo, sus seis años (1999-2005) al frente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés).
Desde este puesto de director de la NSA, Hayden supervisó directamente el "Programa de Vigilancia Terrorista", que dio luz verde al espionaje de llamadas internacionales, correos electrónicos y faxes de residentes en EEUU sospechosos de terrorismo.
Cuando estas actividades salieron a la luz el pasado año, arreciaron las críticas tanto al programa como al contenido del mismo.
Grupos de defensa de los derechos humanos, la oposición demócrata y algunos republicanos tachan al programa -que arrancó tras los atentados de septiembre del 2001 en EEUU- de ilegal, y señalan que viola el derecho a la privacidad de los ciudadanos.
Sus detractores recuerdan que una normativa de 1978 prohíbe las escuchas en territorio estadounidense a menos que cuenten con el permiso de un tribunal especial.
Sin embargo, Hayden se ha erigido como el principal defensor de las escuchas y ha repetido, una y otra vez, que el programa es legal y constitucional.