Internacionales

EU quiere “amedrentar” a Venezuela


Caracas / EFE -El presidente venezolano, Hugo Chávez, sostuvo ayer que la presencia militar estadounidense en el Caribe pretende "amedrentar" a su Gobierno, y advirtió que la "revolución bolivariana no le tiene miedo al imperio".
"Ahí están en el Caribe 6,000 marines y no sé cuántos portaaviones y submarinos. ¡Que se paseen por el Caribe con las flotas que les dé la gana, no nos van a amenazar, no nos van a asustar, no le tenemos miedo al imperio de papel!", afirmó Chávez.
En su dominical programa de radio y televisión "Aló Presidente", argumentó que la presencia del embajador de EU en Caracas, William Brownfield, "montado en la flota y equipado", demuestra que "esas maniobras militares aquí mismo, en nuestra cara, tienen el fin de amenazarnos".
Brownfield ha desechado que las maniobras militares de su país en el Caribe, enmarcadas en la llamada operación "Confraternidad con las Américas", tengan como objetivo intimidar a Venezuela.
Aviones de combate y fragatas porta misiles
Según diversas fuentes, además de portaaviones, en la maniobra de EU, participan más de un centenar de aeronaves de combate, un crucero, un destructor, una fragata con misiles y 6,500 marines.
Las maniobras estadounidenses, que comenzaron en abril y se extenderán durante mayo, tienen lugar en aguas internacionales y también bajo la jurisdicción de Curazao, Aruba, Jamaica, Trinidad y Tobago, San Cristóbal y Nevis, entre otras naciones caribeñas.
El presidente izquierdista denuncia con insistencia las presuntas intenciones de Washington de "invadir" a Venezuela para apoderarse de sus reservas petroleras, de más de 315,000 millones de barriles, según datos oficiales, algo que la Casa Blanca niega.
"Si a los EU se les ocurre venir aquí a tratar de esclavizarnos, no nos quedaría más que irnos a las montañas, a los barrios, a resistir la agresión, y nos estamos preparando", reiteró el jefe de Estado en su programa dominical.
Chávez acusa al Gobierno de EU de "imperialista" y de "intervenir" en los asuntos internos venezolanos, al tiempo que Washington califica al gobernante de Venezuela de "autoritario" y promotor de un sentimiento "antiamericano".