Internacionales

Escala violencia en Irak

* Ejecuciones continúan en todo el territorio iraquí * Británicos murieron al caer a tierra con su helicóptero

Cables combinados
Cinco soldados británicos murieron este sábado en Basora, al estrellarse su helicóptero, mientras tanto un marine murió el domingo en Irak a causa de las heridas que sufrió durante un ataque en la provincia de Anbar (oeste), en tanto que un soldador italiano que fue herido el 27 de abril pasado en un atentado en Nasiriyá, sur de Irak, también falleció anunciaron fuentes oficiales.
En el violento fin de semana, por el lado iraquí también hubo al menos 32 iraquíes muertos, en su mayoría en atentados suicidas. Las autoridades confirmaron el hallazgo de 45 cuerpos acribillados a balazos, en tanto, se confirmó que 39 personas resultaron heridas, según fuentes de la seguridad y hospitalarias.
En Londres, el ministerio de Defensa, aunque no confirmó expresamente la muerte de los militares británicos, aseguró que no había más de cinco personas a bordo del helicóptero, un Lynx de la Royal Air Force (RAF), que se estrelló el sábado en Basora (sur). El ministro de Defensa, Des Browne, declaró a la BBC que " estaban informando a sus familiares”.
En Basora, la ciudad portuaria chiíta del sur del país, situada a 550 km de Bagdad, el comandante Sebastián Muntz, un portavoz del ejército británico, aseguró el domingo a la AFP que cinco militares murieron en la caída de un helicóptero el sábado en esta ciudad.
Basora recupera leve calma
Basora recuperó la calma el domingo tras los violentos enfrentamientos entre soldados británicos y civiles iraquíes armados a raíz de la caída del helicóptero, en los que murieron cinco iraquíes, entre ellos dos niños, y otros 28 fueron heridos, según la policía.
Mientras en Kerbala, quince personas perdieron la vida y diez resultaron heridas en la explosión de un coche bomba en esta ciudad, situada a 110 km al sur de Bagdad, indicó a la AFP Ali Musa, responsable del servicio de urgencias del hospital local. Según las autoridades de esta ciudad santa, uno de los lugares de peregrinación más importantes de los chiítas, el coche explotó cerca de un restaurante y de un edificio oficial, en el centro.
En Bagdad, el primer atentado se registró hacia las 09H00 (O5H00 GMT), en el barrio este de Aadamiyá, cuando un coche bomba fue detonado al paso de un convoy del ejército iraquí, matando a ocho personas e hiriendo a 15, la mayoría soldados, según una fuente del ministerio del Interior.
Otra explosión se registró en Waziriyá, en el este de la capital, cerca de los locales del diario Al Sabah, cercano al gobierno, y en ella murió un civil y otros cinco resultaron heridos, precisó esta fuente. En la tarde, dos policías fueron abatidos por desconocidos en Yarmuk, en el oeste de la capital.
Atentados en Mosul y Tikrit
En Mosul, a 370 km al norte de Bagdad, tres policías murieron en la explosión de una bomba artesanal en el este de la ciudad, según la Policía local, mientras que cerca de Tikrit, a 180 km al norte de Bagdad, siete personas fueron heridas en un ataque.
Regularmente, hombres en uniforme que circulan en todoterrenos flamantes detienen a iraquíes y se los llevan a lugares desconocidos, de los que muchos no regresan.Milicias y escuadrones de la muerte que supuestamente forman parte de los servicios de seguridad son acusados, en particular por los sunitas, de participar en estas masacres.
Mientras tanto, las fuerzas de la coalición detuvieron a cinco insurgentes cerca de Samarra, según un comunicado del Ejército de EU, en el cual se asegura que se produjeron víctimas mortales entre los insurgentes, aunque no precisa su número- explica que varios de los detenidos podrían tener relación con la red terrorista Al Qaeda.
La nota indica que tres de los detenidos fueron interceptados a 20 kilómetros de Samarra, situada a 125 kilómetros al norte de Bagdad, mientras se desplazaban en un vehículo en el que también se hallaron municiones, dos rifles AK-47s y dos granadas de mano. En una operación similar fueron detenidos los otros dos sospechosos, agrega el comunicado.
Según la comunicación oficial, las unidades que participaron en las operaciones de rastreo encontraron diversas municiones, armas automáticas, y varios lanza-cohetes en las casas donde, al parecer, se refugiaban los rebeldes. El sábado, las fuerzas estadounidenses desplegadas en Irak detuvieron a nueve supuestos miembros de un grupo armado especializado en la colocación de artefactos explosivos, en las cercanías de Kirkuk, a 250 kilómetros al norte de Bagdad.
Por otra parte, el carabinero herido en el atentado del 27 de abril perpetrado contra las tropas italianas en Nasiriyá, sur de Irak, murió el domingo en el hospital de Verona (norte) poco después de su evacuación de Kuwait City, informó una fuente oficial.
Otros tres soldados que murieron por efecto de la bomba que estalló al paso del vehículo en el que viajaban, fueron enterrados la semana pasada tras un funeral de Estado celebrado. Como producto de ese atentado del 27 de abril pasado, también falleció un soldado rumano.