Internacionales

Renace debate sobre "maldición Kennedy"


WASHINGTON/ EFE -El accidente automovilístico sufrido por el legislador demócrata Patrick Kennedy, hijo del senador Ted Kennedy, ha puesto de nuevo sobre el tapete "la maldición" que desde hace más de 60 años afectaría a la célebre dinastía.
Patrick Kennedy, de 38 años, estrelló su automóvil contra una barrera en el Congreso el pasado jueves, al parecer debido a su adicción a los medicamentos analgésicos.
El viernes, en una conferencia de prensa, el miembro de la Cámara de Representantes anunció que se someterá a un tratamiento médico para superar esa adicción con la esperanza de volver al Congreso "con vigor renovado y buena salud".
Kennedy fue acusado por la Policía de tres infracciones de las normas de tráfico que causaron el accidente, en el que no se registraron heridos.
Los medios estadounidenses, para los que el apellido de una de las dinastías políticas más prominentes del país tiene un atractivo indudable, han comenzado de inmediato a recordar "la maldición".
Por supuesto, muchos dicen no creer en razones esotéricas por los hechos trágicos que acaecen sobre la familia cada cierto tiempo: asesinatos, enfermedades, accidentes, dependencias y hasta abortos.
Pero hay otros que señalan que no tiene nada de extraño en una familia muy grande y muy conocida, debido a su prominencia pública.
Además, algunos de sus miembros parecen tener cierta predilección por el peligro, y los problemas que han sufrido se ajustan a la ley de las probabilidades.
De acuerdo con Wikipedia, la enciclopedia abierta de Internet, la existencia de una maldición comenzó a discutirse en algunos estados protestantes del sur del país en 1970.
Según esas supersticiones, el patriarca, Joseph P. Kennedy, vendió su alma al diablo para impulsar el poder político y económico de la familia.
De acuerdo con la explicación de Wikipedia, esa superstición tiene su origen en la animosidad de los sureños, en su mayoría protestante, contra los políticos católicos.
En tono tal vez más verosímil, el escritor Edward Klein asegura que el entonces diplomático Joseph Kennedy fue maldecido por un rabino cuando volvía a EU, en 1937, en un barco con refugiados judíos.
Según el autor, Kennedy se quejó por el ruido que hacían el rabino Israel Jacobson y sus alumnos durante las plegarias.
"El rabino maldijo a los Kennedy y a sus hijos varones condenándolos a un destino trágico", señala.
Las principales víctimas de ese supuesto destino trágico han sido los tíos de Patrick Kennedy: el presidente John Kennedy, asesinado en 1963, y su hermano Robert Kennedy, asesinado en 1968.
La supuesta maldición, según quienes creen en ella, había comenzado en 1941, cuando la primera hija del patriarca, Rosemary, que había nacido con un retraso mental, fue sometida a una lobotomía que tuvo resultados desastrosos y que obligó a internarla en un hospital hasta su muerte en 2005.
A partir de entonces, los sucesos trágicos se repitieron cada cierto tiempo.
En 1944, Joseph P. Kennedy, primogénito del patriarca, murió en el Canal de la Mancha en misión durante la Segunda Guerra Mundial.
En 1955, Jacqueline Kennedy, esposa del presidente John Kennedy sufrió un aborto, y un año después dio a luz una niña que nació muerta.
El 7 de agosto de 1963, Patrick Bouvier Kennedy, segundo hijo de John y Jacqueline Kennedy, murió días después de nacer prematuramente.
Tres meses después, el 22 de noviembre de 1963 fue asesinado en Dallas (Texas) el presidente.
Un año después, su hermano y ahora senador Edward Kennedy, esquivó la muerte en un accidente de aviación en el que perecieron un ayudante y el piloto.
El 6 de junio de 1968, Robert Kennedy fue asesinado en Los Ángeles tras ganar la elección primaria demócrata en California.
Un año después, el automóvil conducido por Edward Kennedy cayó a un puente en un accidente en el que murió Mary Jo Kopechne, que había sido secretaria de Robert Kennedy.
En 1973, Edward Kennedy hijo sufrió la amputación de su pierna derecha debido a un cáncer óseo.
Cuatro años después, Michael Kennedy, hijo de Robert, murió en un accidente cuando esquiaba en Aspen (Colorado).
La última gran tragedia para la familia ocurrió en 1999 cuando John Kennedy, hijo, su esposa Carolyn Bessette y su hermana Lauren, perecieron al estrellarse en un accidente de aviación.
El avión pilotado por Kennedy cayó a las aguas del Atlántico en medio de la niebla tras despegar de un aeropuerto en Nueva Jersey con destino a Martha's Vineyard, en el Estado de Massachusetts.