Internacionales

Abrupta renuncia del director de la CIA

* Ex legislador republicano fue cuestionado casi desde el momento mismo en que entró en funciones

WASHINGTON /AFP -El director de la CIA, Porter Goss, renunció este viernes a su cargo, menos de dos años después de haber asumido sus funciones al frente de un organismo sacudido por la guerra en Irak y la controversia en torno a la lucha contra el terrorismo.
"El director Porter Goss ofreció su renuncia como director de la Agencia Central de Inteligencia esta mañana. La he aceptado", declaró el presidente George W. Bush desde la oficina oval de la Casa Blanca, ante la presencia de Goss.
"Aprecio su integridad, el honor... que brindó al trabajo", agregó el mandatario, que no dio explicación alguna para la renuncia, ni el nombre de un sucesor.
Sentado al lado de Bush, Goss dijo que "fue un honor muy particular y un privilegio" servir al Presidente "y por supuesto, a la población de este país y los empleados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)".
Goss, un ex legislador republicano, fue cuestionado casi desde el momento mismo en que entró en funciones, y ahora abandona la dirección del organismo de inteligencia tras varios escándalos por las filtraciones a la prensa de informaciones incómodas para el gobierno de Bush.
La revelación de la existencia de prisiones secretas en el exterior para detener a acusados de terrorismo, por ejemplo, determinó que en abril la agencia decidiera despedir a un funcionario de alto rango.
Bush se comprometió a encontrar a los responsables de las filtraciones que amenazaron, según él, la seguridad nacional.
En septiembre de 2004, Goss sucedió en el cargo de director de la CIA a George Tenet, cuya reputación estaba en entredicho por la información falsa que indicaba que Irak poseía armas de destrucción masiva, lo que justificó la guerra en Irak.
Ahora, Goss abandona el cargo en un momento en el que Bush, caído en desgracia en los sondeos, reestructura su equipo para intentar recuperar la confianza de los estadounidenses y mejorar la chance de su partido para las elecciones parlamentarias de noviembre.
La reputación de la CIA también fue empañada por las informaciones, según las cuales su número tres, Kyle "Dusty" Foggo, es objeto de una investigación criminal por haber asistido a partidas de póquer en hoteles de Washington.
Tras el fiasco de la inteligencia en Irak, la Casa Blanca dijo haber aprendido la lección y reorganizó los servicios de inteligencia. Esa reorganización se tradujo en el nombramiento de un director nacional de Inteligencia, John Negroponte, que pasó a encabezar 16 organismos de inteligencia, incluyendo a la CIA.
El paso de Goss al frente de la CIA fue un periodo de "transición", dijo Bush, "en el correr del cual contribuyó a integrar esa agencia en la nueva comunidad de inteligencia (conducida por Negroponte), lo que era una tarea difícil".
"La dirigió con solvencia. Hay un plan de cinco años para aumentar la cantidad de analistas y miembros operacionales, lo que hará que Estados Unidos sea un lugar más seguro y nos ayudará a ganar la guerra contra el terrorismo", dijo Bush.
"Debemos ganar esta guerra contra el terrorismo y la Agencia Central de Inteligencia es un elemento central en esta guerra", añadió.
"Creo que esta agencia navega bien, siguiendo un rumbo constante. Creo sinceramente que hemos mejorado de manera espectacular la capacidad de inteligencia de esta nación", respondió Goss.