Internacionales

Guerra campal en México

Vendedores ambulantes se enfrentaron a policías con piedras y machetes, luego que los oficiales trataran de desalojar a un grupo de ambulantes que vendían flores.

Agentes federales, estatales y municipales de México tomaron hoy el control de San Salvador Atenco, tras una serie de enfrentamientos desde el miércoles con vendedores ambulantes que dejaron un muerto, más de 50 heridos y unos cien detenidos.
Con piedras, machetes y tratando de mover vehículos para bloquear las calles, los sublevados intentaron sin éxito repeler el ataque, según imágenes mostradas por la cadena Televisa.
Fuentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) señalaron que aún es pronto para saber si se ha tomado ya el control pleno del municipio. La PFP desplazó a más de 200 agentes para apoyar a las fuerzas de seguridad del estado de México.
Sin embargo, medios locales informaron de que a primera hora de hoy quedó desbloqueada la carretera México-Texcoco y mostraron como la policía controla ya la zona centro del municipio.
En San Salvador Atenco han sido detenidas varias personas pero se desconoce el destino de algunos policías que habían sido capturados por los rebeldes durante los enfrentamientos, que comenzaron a primeras horas del miércoles.
Televisa informó de la detención esta mañana de una decena de personas, aunque ese dato aún no ha podido ser confirmado oficialmente.
Un portavoz de la Procuraduría de Justicia del estado de México dijo que durante la noche fueron liberados seis de doce policías que habían sido capturados por los sublevados, quienes hicieron frente a los agentes con machetes.

En estos momentos se busca casa por casa a los demás policías en poder de los rebeldes. Fuentes de la fiscalía estatal confirmaron que el líder de los sublevados, Ignacio del Valle, apresado anoche junto a un centenar de personas más, ha sido llevado a la cárcel de alta seguridad de Almoloya de Juárez.
En los enfrentamientos del miércoles entre vendedores ambulantes y policías por el derecho de los primeros a establecerse en la vía pública ha habido hasta el momento un muerte, más de medio centenar de heridos y unos cien detenidos.
La violencia había comenzado en el municipio de Texcoco, también del estado de México, cuando la policía estatal trató de desalojar a un grupo de ambulantes que vendían flores y éstos se defendieron con machetes y se atrincheraron en una vivienda.
Más tarde, el conflicto se extendió a San Salvador Atenco, un municipio que ha sido centro de numeros actos de desobediencia civil desde el 2002, cuando el Gobierno le quiso expropiar 5.000 hectáreas de tierra por las que ofreció un pago muy inferior al precio del mercado.