Internacionales

Morales nacionaliza hidrocarburos


El presidente Evo Morales anunció este lunes la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos, tras lo cual el Ejército tomó de inmediato el control de los 56 campos petrolíferos en todo el territorio. "Se acabó el saqueo de nuestros recursos naturales", dijo el presidente en una ceremonia en el campo de hidrocarburos San Alberto, al sur del país.
"En ejercicio de la soberanía nacional, obedeciendo el mandato del pueblo (...) se nacionalizan los recursos naturales hidrocarburíferos del país", señala el decreto leído por Morales.
Según anunció Morales, la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) se hará cargo de los campos, mientras las multinacionales que los operaban deberán regularizar su situación con nuevos contratos en un plazo de 180 días.
El decreto establece que las petroleras que "realizan actividades de producción de gas y petróleo en Bolivia, están obligadas a entregar la propiedad a YPFB y toda la producción de hidrocarburos" a partir del 1 de mayo. "El Estado recupera la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de estos recursos", añade.
YPFB asumirá desde ahora "la propiedad de todos los hidrocarburos producidos en el país, asume su comercialización, definiendo las condiciones, volúmenes y precios, tanto para el mercado interno como para la exportación y la industrialización", agrega el texto.
Se trató de la tercera nacionalización del gas en Bolivia, después de la que afectó en 1937 a la Standard Oil, y la de 1969 a la Gulf Oil, ambas estadounidenses. Morales advirtió a las multinacionales: "Si no respetan, nos haremos respetar a la fuerza, porque se trata de respetar los intereses de un país cuando dignamente asumimos la responsabilidad de recuperar nuestros recursos naturales".
Entre las compañías que se verán afectadas están Petrobras (Brasil), Repsol (España), British Gas y British Petroleum, de Gran Bretaña, y la francesa Total. Morales advirtió que "sólo podrán seguir operando en el país las compañías que acaten inmediatamente las disposiciones de esta norma legal, hasta que en un plazo no mayor de 180 días se regularice su actividad mediante contratos que cumplan las condiciones y requisitos legales y constitucionales".
"Al término de este plazo, las compañías que no firmaron sus nuevos contratos no podrán seguir operando en el país", sentenció. En este período de transición, la distribución de ingresos por la producción de hidrocarburos y gas será de un 82% para el Estado y el restante 18% para las petroleras que lo exploten, una cifra que Morales consideró que "cubre el costo de operación, de inversiones y utilidades".
En La Paz, el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que "antes (en la década de los 90), Bolivia obtenía (por el gas) 140 millones de dólares; con la nueva ley (aprobada en mayo pasado por el Congreso) subimos a 460 millones, hoy subimos a 780 millones de dólares en el año que viene".
Las Fuerzas Armadas expidieron, en tanto, un comunicado en el que anuncian la toma de control de los campos hidrocarburíferos. La medida "busca asegurar el funcionamiento de las estructuras de producción para garantizar el normal aprovisionamiento de energéticos para el cumplimiento tanto de compromisos internacionales como el abastecimiento del mercado interno", señaló el documento.
Sectores de la oposición no reaccionaron de inmediato, al igual que las empresas concernidas, que prefirieron no comentar el decreto de nacionalización. Pero el gobierno español expresó su "más profunda preocupación" por el anuncio, que concierne directamente a Repsol-YPF, octava petrolera mundial, y que a través de su filial Andina controla el 25,7% de las reservas de gas en Bolivia.
España "espera que el plazo de 180 días anunciado por el presidente de Bolivia a las empresas extranjeras para regularizar sus actuales contratos, abra un proceso de auténtica negociación y diálogo entre gobierno y empresas", según un comunicado difundido por la cancillería en Madrid.
El Ejecutivo español dijo esperar que en dicho proceso "se respeten los intereses de unos y otros, y se evite el envío de una señal negativa hacia la comunidad inversora internacional".
En Nueva York, los analistas coincidieron en que la decisión de Morales contribuye a reforzar la tendencia al alza en los mercados energéticos. Bolivia --segunda reserva de gas natural de la región-- produce 150 millones de pies cúbicos de gas anuales y extrae 40,000 barriles de petróleo al día (b/d).