Internacionales

Lucía Pinochet detenida en Chile


Santiago de Chile/EFE
La hija mayor de Augusto Pinochet quedó detenida ayer en Chile a su regreso desde EU, tras intentar sin éxito convertirse en perseguida política para evadir un juicio por evasión tributaria y falsificación de documentos.
Lucía Pinochet Hiriart, de 64 años, llegó a las 12.30 hora local (15.30 GMT) a Santiago tras un largo viaje que empezó el viernes por la noche en Washington y que, tras un corto tránsito por Buenos Aires, concluyó en el aeropuerto de Santiago, donde se le notificó de su detención y su procesamiento.
Lucía Pinochet había viajado a Argentina el 22 de enero, horas antes de que el juez Carlos Cerda, que investiga las millonarias cuentas de su padre en el exterior, le notificara de su procesamiento por delitos de evasión tributaria y falsificación de pasaportes.
Desde Buenos Aires voló sorpresivamente a Washington, donde pidió el miércoles asilo político y quedó detenida mientras se resolvía su solicitud, hasta que resolvió retirarla el viernes y regresar a Chile.
A su llegada, la hija de Pinochet, quien se veía cansada y con el rostro demacrado, declaró a la Televisión Nacional de Chile que es víctima de "persecución política", que volvió al país "para dar la cara" y que lo pasó mal en EEUU, donde estuvo dos días encarcelada.
Evasión por 800 mil dólares
También insistió en su inocencia en el caso de evasión de impuestos por más de 800.000 dólares que le imputa el juez Cerda, quien el martes había dictado órdenes de arraigo y de búsqueda internacional en su contra.
En una medida inusual, el magistrado concurrió ayer al aeropuerto y subió al avión en que llegó la fugitiva donde, tras saludarla, le pidió que bajara para notificarla de la resolución que adoptó el lunes contra ella y su familia.
El magistrado procesó el lunes a su madre, Lucía Hiriart, y a tres de sus cuatro hermanos por los mismos cargos, pero todos obtuvieron su libertad provisional bajo fianza al día siguiente, en un trato del Juez que algunos calificaron incluso de "preferente".
En este contexto, la petición de asilo político en EEUU de Lucía Pinochet causó sorpresa en Chile y concitó el repudio de las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).
El Ministro también descartó las expresiones de la mujer en cuanto a que ella y su familia son víctimas de persecución política y recalcó que en Chile "hay un debido proceso, un Estado democrático y no hay persecución política". El juez Cerda le ratificó a Lucía Pinochet que quedará en libertad provisional previa consulta a la Corte de Apelaciones y el pago de una fianza de 5.700 dólares.
No hay persecusión política
La diputada socialista Isabel Allende, hija del presidente Salvador Allende (1970-63), dijo hoy que lo más recomendable era que la hija de Pinochet volviera a Chile y calificó de "burdo" hablar de persecución política en este caso. "El Juez le ha entregado garantías que otros no tienen en Chile. Durante muchos años gozaron de la impunidad y simplemente lo que ocurre es que está funcionando la justicia", señaló la diputada.
En Arlington (Virginia), Lucía Pinochet fue fichada, se le tomaron las huellas dactilares, tuvo que vestir un uniforme de reo, le pusieron un brazalete de seguridad y pernoctó en una cárcel a la que también llevan a traficantes de drogas y asaltantes.
Otro hijo del dictador chileno Augusto Pinochet, Marco Antonio Pinochet, apeló ayer el procesamiento por evasión tributaria que el lunes dictó en su contra el juez Carlos Cerda, que investiga las cuentas de su padre en el exterior. El magistrado imputa al hijo de Pinochet evasión tributaria por valor de 243.000 dólares.