Internacionales

Bolivia podría exportar coca a Argentina

* Consumo de hoja de coca para masticar es legal en norte argentino * Morales llama a cocaleros a combatir el narcotráfico

SHINAHOTA, Bolivia/AFP
El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este sábado que Argentina podría aprobar una ley que autorice la importación de hoja de coca boliviana, durante un multitudinario acto en la localidad de Shinahota, a 600 km de La Paz, donde fue recibido por los cocaleros del Chapare.
“El presidente (Néstor) Kirchner decía: 'Ya hay una propuesta de ley para que la exportación de (hojas de) coca hacia Argentina sea legal'", dijo Morales, durante los actos de investidura del domingo 22 de enero, en La Paz. Kirchner "nos ha pedido de una vez discutir ese tema cuando nos organicemos", enfatizó.
El líder boliviano, máximo dirigente de los cultivadores de coca del Chapare, otrora emporio de la droga, informó que "ya hay comisiones específicas de trabajo". "Ojalá logremos pronto que la exportación de coca a Argentina sea legal", agregó.
El consumo (masticación) de coca en el norte de Argentina es legal, más no así el cultivo del arbusto andino, base para la elaboración de droga, subrayó Morales. La producción de hasta 12.000 hectáreas de coca para usos tradicionales es legal en los valles agrícolas de los Yungas, cerca de La Paz.
Una ley antidrogas de 1989 considera asimismo ilegales los cultivos de coca en el Chapare, donde La Paz erradicó entre 1998 y 2003 unas 60.000 hectáreas cultivos.
Entre tanto en Chimore, en pleno corazón de la zona cocalera de Chapare, el presidente boliviano Evo Morales recibió este sábado el reconocimiento de las fuerzas antidrogas en una base militar tutelada por Estados Unidos. Morales tenía, hasta hace unos meses, negado el ingreso a la zona cocalera de Chapare por sospechas de narcotráfico.
El mandatario recibió honores militares a su investidura en la franja del aeródromo militar de la base Chimoré, de parte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico y la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (antidrogas).
Como máximo dirigente de los cultivadores de coca de esta zona en el centro-este del país, Morales soportó durante años denuncias de sus adversarios sobre presuntos nexos con el narcotráfico. En Chapare se han erradicado entre 1998 y 2003 unas 60.000 hectáreas de coca por una ley antidrogas, que Estados Unidos, principal cooperante de la lucha antinarcóticos boliviana, suponía destinadas al narcotráfico.
La novena división de Ejército, acantonada en esta zona tropical, también le presentó honores a Morales, quien descendió de la aeronave presidencial y fue escoltado por efectivos de la Policía Militar.
Pide ayuda para lidiar contra narcotráfico
Ya en la base militar, el presidente se dirigió a la población de Chimoré, donde unas 20.000 personas le rindieron una cálida acogida en medio de una fiesta popular. También custodiado por una guardia sindical, conformada por jóvenes cocaleros, el jefe de Estado se trasladó al frente de una caravana de vehículos hasta el poblado vecino de Shinahota, donde una multitud de campesinos le esperaba para escuchar un mensaje sobre la nueva política antidrogas.
En Shinahota, distante a 11 km de Chimoré, sólo conversó muy escuetamente con jefes militares y policías, Morales pidió a los cultivadores de coca ayuda para lidiar contra el narcotráfico. El mandatario fue acompañado por el vicepresidente Álvaro García; el titular de la cámara de Senadores, Santos Ramírez; y los ministros: de Gobierno, Alicia Muñoz, y de Defensa, Walker San Miguel.
El presidente Morales pidió ayuda a los campesinos cocaleros del Chapare para "racionalizar" la producción de coca y luchar contra el narcotráfico. Entre tanto, en el multitudinario acto en la localidad de Shinahota (unos 600 km al este de La Paz), Morales fue recibido como el "hermano mayor" de los productores de la hoja.
"Si quieren acompañar el gobierno de su dirigente y ahora presidente Evo Morales, sólo respetemos el acuerdo" con el gobierno del ex presidente Carlos Mesa (2003-05) que toleró el cultivo de un 'cato' (1.600m 2) para cada familia en el Chapare.
"El 'cato' de coca, hasta que el estudio (que elabora su gobierno) demuestre si queremos más coca, el estudio dirá en esta coyuntura" si se autoriza o no el cultivo de mayores extensiones de la hoja en el Chapare, dijo a los cultivadores indígenas que le respondieron con una cerrada ovación.
"De verdad queremos aportar en la lucha contra el narcotráfico, racionalizando la producción de la hoja de coca", proclamó ante unos 10.000 cocaleros congregados en la plaza central de Shinahota. "Que haya lucha contra el narcotráfico, pero de verdad lucha (contra) el narcotraficante. Ese cambio estamos planteando" a la comunidad internacional, insistió en un discurso desde los balcones del municipio local.