Internacionales

Multitudinaria protesta en malecón de La Habana

* Más de un millón de cubanos piden que EU condene a Luis Posada Carriles

LA HABANA /AFP -Cerca de un millón 400 mil cubanos, según cifras oficiales, desfilaron este martes durante seis horas y media frente a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) para exigirle a Washington la condena por terrorista del anticastrista Luis Posada Carriles.
"¡Bush, fascista, condena al terrorista!, ¡Venganza no, justicia!, ¡Con la verdad, Cuba triunfará!", gritaron los manifestantes al pasar frente al edificio de la SINA, en el Malecón habanero, bajo la atenta mirada de Castro, que presenció el desfile desde la muy próxima Tribuna Antimperialista José Martí.
Castro, de 79 años, que habitualmente encabeza estas "marchas del pueblo combatiente", cerró el desfile rodeado por estudiantes universitarios y trabajadores sociales.
Su hermano y segundo hombre de la jerarquía, el general Raúl Castro, de 74 años, no fue visto en la multitud, y en su lugar, al frente del bloque de los militares, desfiló el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, otro de los líderes históricos.
Washington quiere "poner en libertad al terrorista Luis Posada Carriles, al que las autoridades de ese país, incluido el padre del actual Presidente, entrenaron y utilizaron para cometer monstruosos crímenes contra el pueblo de Cuba", dijo Castro al referirse al motivo principal de la marcha.
La Habana acusa a Posada Carriles de numerosos "actos terroristas" contra su país, y Venezuela lo solicita en extradición por su participación en la voladura de un avión comercial cubano en 1976, que dejó 73 muertos.
Sin embargo, un comunicado de la oficina de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) señaló que las autoridades estudian deportarlo a un tercer país, distinto de Cuba y Venezuela, y que por ahora no sería liberado.
La marcha también buscaba, dijo Castro, condenar la actual política de Washington contra Cuba, que trata de hacer naufragar los acuerdos migratorios bilaterales de 1994-95, impedir las compras de alimentos cubanos en Estados Unidos, y romper el precario nivel de relaciones que ambos países mantienen desde 1977, a nivel de oficina de intereses.
La manifestación quería condenar asimismo las recientes "provocaciones" de la SINA, entre las cuales se encuentran una pancarta lumínica instalada el pasado 16 de enero en su quinto piso, desde la cual transmite noticias, artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y pensamientos del líder de los derechos civiles Martin Luther King.
Según diplomáticos estadounidenses, la pancarta, que funciona en horas de la noche, busca "romper el bloqueo informativo" de Castro e informar a los cubanos.
Pero a las 08H00 de este martes, cuando Castro iba a iniciar un breve discurso previo a la marcha, la pantalla lumínica norteamericana se encendió y comenzó a transmitir noticias, entre ellas el acuerdo del Departamento de Estado para que Cuba participe en el Clásico Mundial de Béisbol.
"Ya encendieron el cartelito, qué valientes son las cucarachas, parece que 'buschecito' (el presidente George W. Bush) les dio la orden", exclamó Castro.
En una comparecencia televisiva el pasado domingo, Castro dijo que los pensamientos y artículos trasmitidos por la pancarta "son groseramente ultrajados todos los días por el Gobierno torturador, asesino y genocida de Estados Unidos", y calificó la acción de una "chapucería inútil".
La convocatoria a la marcha fue lanzada por Castro en su alocución del domingo por televisión, en la que enfatizó que "la conducta y las acciones de respuesta de Cuba frente a las provocaciones del imperio serán absolutamente pacíficas, pero golpearemos con toda la fuerza de nuestra moral".