Internacionales

Ataques simultáneos estremecen Irán

* Una de las bombas estalló en el sitio donde minutos antes se aplazó la visita del presidente Mahmud Ahmadinejad

TEHERAN /AFP -Ocho personas murieron en dos atentados perpetrados el martes en la ciudad de Ahvaz (sudoeste de Irán), donde una visita que debía realizar el presidente Mahmud Ahmadinejad fue cancelada a última hora debido a las malas condiciones meteorológicas reinantes en la zona.
"Ocho personas resultaron muertas y otras 46 heridas en estos atentados", declaró Mansur Soltanzadeh, titular de la Dirección Central Médica de la localidad, basándose en informaciones ofrecidas por los hospitales locales.
El presidente Ahmadinejad, por su parte, ordenó una investigación sobre lo que calificó como "un acto brutal" realizado por "terroristas internacionales", según afirmó un portavoz gubernamental a última hora de la tarde del martes.
Ambos atentados estuvieron dirigidos contra una entidad bancaria privada que se quemó por completo, y una oficina gubernamental en Ahvaz, la capital de la provincia petrolera de Juzistán (suroeste), donde existe una numerosa comunidad árabe.
Un responsable cercano al jefe del Estado iraní indicó que las bombas explotaron a la misma hora en que Ahmadinejad debía haber pronunciado un discurso en Ahvaz, antes de que su visita fuese anulada por las malas condiciones meteorológicas de la zona.
"Él debía pronunciar un discurso esta mañana en Ahvaz; las bombas explotaron en el mismo momento, pero no en el lugar donde él (el presidente) lo iba a pronunciar", añadió el responsable que pidió conservar el anonimato.
A última hora del martes, el portavoz gubernamental Gholam Hossein Elham declaró que "el presidente ordenó una investigación rápida y firme sobre los atentados y los terroristas que los perpetraron", informó la agencia estudiantil Isna.
"Los ministerios de Información y de Relaciones Exteriores deben investigar sobre el papel jugado por manos extranjeras en el incidente. Irán siempre ha sido víctima del terrorismo y estos atentados muestran la continuación de actos brutales contra Irán por parte de terroristas internacionales", añadió Isna.
La República Islámica ya acusó en el pasado a Gran Bretaña de estar implicada en varios atentados en la misma región suroccidental del país.
"Nosotros pensamos que son los mismos movimientos culpables de los anteriores incidentes. Muchos de ellos fueron arrestados, pero algunos siguen prófugos", explicó el jefe de la policía de Ahvaz, Mohammad Jafar Sarami.
"El presidente Ahmadinejad debía viajar en helicóptero, pero hay mal tiempo y su viaje fue cancelado", afirmó en una entrevista telefónica, aunque reconoció que las deflagraciones podrían no estar "totalmente relacionadas" con el viaje del mandatario ultraconservador.
Ahvaz se encuentra cerca de la frontera con el sector de Irak controlado por las tropas británicas y se ha visto afectada por violentos disturbios durante el último año, incluyendo motines étnicos en abril de 2005 y una serie de atentados con coches bomba antes de las elecciones presidenciales de Irán, en junio pasado, cuando Ahmadinejad obtuvo una sorpresiva victoria.
En octubre, otro doble atentado en Ahvaz costó la vida a seis personas y dejó más de 100 heridos. También se registraron varias explosiones en los oleoductos, que supuestamente fueron saboteados en al menos uno de dichos incidentes.
Irán ha acusado en otras ocasiones a Gran Bretaña de los disturbios, afirmando que las fuerzas británicas acantonadas del otro lado de la frontera, en Irak, de apoyar a los separatistas de origen árabe.
Se cree que los árabes representan 3% de la población de Irán, de 69 millones de habitantes que en su mayor parte hablan Farsi. Sin embargo, esa minoría árabe constituye cerca de 50% de la población de Juzistán.
La región de Juzistán fue devastada durante la guerra Irán-Irak (1980-1988) y muchos habitantes de la zona se quejan de la pobreza y la falta de fuentes de trabajo.
Los motines de abril pasado también fueron causados por una carta oficial falsificada según la cual Irán quería modificar la composición étnica de la provincia.