Internacionales

Mehmet Alí Agca vuelve a la cárcel

* Liberación anticipada había sido muy criticada, generando profundo malestar en Turquía

Mehmet Alí Agca, el turco que intentó matar al papa Juan Pablo II, fue encarcelado el viernes en la prisión de Kartal, en Estambul, de donde había salido la semana pasada, horas después de que el Tribunal de Casación anulase la decisión de liberarlo, según la prensa.
Escoltado por numerosos policías, Agca fue trasladado en un vehículo policial al centro penitenciario que se encuentra en la parte oriental de esa localidad turca, señaló la televisión CNN-Turk.
Antes de llegar a la cárcel, de donde fue puesto en libertad el pasado 12 de enero, en virtud de una amnistía de 2002 y de remisiones de condena, Agca prestó declaración en la sede de la policía y fue sometido a un control médico, añadió la cadena.
La libertad anticipada que le habían concedido desató un gran malestar en Turquía y fue ampliamente criticada antes de que, el viernes, el Tribunal de Casación turco anulase el dictamen por considerar que carecía de “fundamento jurídico”.
El Tribunal dictaminó por unanimidad que esta liberación no se debía haber realizado, señaló la fuente. La Corte establece que la pena purgada por Agca en Italia no se podía descontar de la que cumplió en Turquía por otros delitos.
Agca, de 48 años de edad, fue detenido en Estambul poco después de que la Corte emitiese su fallo, afirmó el gobernador de esa ciudad, Muamer Guler. “Agca no opuso ninguna resistencia a nuestros agentes que fueron a buscarlo. No ha habido problemas”, declaró a la cadena de televisión NTV, añadiendo que lo llevarían a la sede de la policía de la localidad. Agca no había hecho ninguna aparición pública desde que fue puesto en libertad.
Salió de la cárcel de Kartal, en Estambul, el 12 de enero, tras pasar casi veinticinco años entre rejas, 19 de ellos en Italia, después de herir gravemente, de varios balazos, al papa Juan Pablo II, en la plaza San Pedro, en mayo de 1981, cuando tenía 23 años. Los motivos de este atentado siguen siendo un misterio.
Al intrincado código penal turco se añaden frecuentes amnistías que no hacen más que complicarlo. Además, en este expediente ha surgido un error de cálculo en la resolución del juez que lo puso en libertad sobre el número de años purgados por Agca en Italia, que ha cifrado en 20, en vez de 19 años y un mes.
En 2000, Agca fue extraditado a Turquía, donde fue encarcelado para purgar las penas por el asesinato de un célebre periodista liberal turco, Abdi Ipekci, en 1979, y por dos atracos en la década del 70.
La liberación anticipada de Agca fue decidida por una corte de Estambul, en virtud de una amnistía de 2002 y de remisiones de condena previstas en el código penal turco. Pero esta medida ha sido muy criticada y ha generado un profundo malestar en Turquía.
“No digo que la liberación fuese errónea, pero sí que podría tratarse de un error”, declaró el ministro de Justicia turco, Cemil Cicek, horas después de la salida de Agca de la cárcel. Cuatro días después, el Ministro recurrió a la Corte de Casación para pedir la anulación de la resolución.
En una primera reacción del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, en el poder en Turquía), Sadulá Ergin, Vicepresidente del grupo parlamentario, ha afirmado que la resolución de la Corte de Casación “subsana” una decisión judicial anterior. El abogado de Agca, Mustafá Demirbag, declaró a la televisión NTV que respetarán “todas las decisiones de la justicia turca independiente”.
La prensa turca publicó, desde su liberación, varios fragmentos de cartas delirantes que escribió en la cárcel, en las que se presenta como voluntario para asesinar al jefe de la red terrorista Al Qaida, Osama Bin Laden, en otra afirma haber rechazado una oferta del Vaticano para ser cardenal. Además, dice ser la reencarnación de Jesucristo y en algunos de sus escritos firma como: “El Mesías”.