Internacionales

Morales entronizado antes de asumir el poder


El aymara Evo Morales será entronizado gobernante supremo de los indios andinos, descalzo, enfundado en un poncho de tejidos multicolores de alpaca, coronado por un "unco" de cuatro puntas en una ceremonia mítica el sábado en un templo de la ciudad en ruinas de Tiwanaku, a 70 km de La Paz, centro de la cultura más longeva de los Andes sudamericanos.
Un día antes de asumir el mando de la nación en el Palacio Legislativo de La Paz, Moraleemplo del Kalasasaya, un grupo de yatiris (chamanes) le harán previamente una 'limpia' espiritual antes de entregarle el poder de los pueblos indígenas andinos resumidos en un simbólico báculo, de siete metales y piedras preciosas.
Evo Morales nació hace 46 años en unos caseríos indígenas de Orinoca, en la explanada del altiplano andino, al borde de un lago y pese a haber migrado a los valles del Chapare, en el centro subandino y de población quechua, mantiene usos culturales aymaras y andinos.
Ese bastón de mando, fundido principalmente en oro y plata -metales sólo ornamentales sin valor mercantil para la ancestral cultura aymara- está coronado por dos cabezas de cóndor (tótem religioso) que representan el sistema de autoridad diárquica en los pueblos 'llameros' (pastores de llamas) indígenas del oeste de Bolivia, sur de Perú y norte de Chile.
Morales será coronado por el amauta Valentín Dosikiki Huaranca con una suerte de gorra de lanas, tipo birrete, de cuatro puntas, que representan las regiones precolombinas del Estado preincaico del Tiawantinsuyo: Collasuyo, Antisuyo, Chinchasuyo y Contisuyo, que abarcó desde la región del Copiapó (Valle de las Turquesas en lengua nativa, actualmente en Chile) al sur, hasta el actual territorio de Ecuador, en el norte.
Después de 800 años

Al tiempo de investirse de poderes, Morales, que se instalará en la explanada del templo tiwanacota totalmente descalzo, se enfundará un chunco, poncho de tejidos cuyos motivos no se habían reproducido en 800 años, poco antes de la conquista por los Incas de territorios aymaras, explicó uno de los artesanos encargados del vestuario.
Al pie de los 'achachilas' o montañas andinas que rodean este centro ceremonial de una cultura cuyo apogeo se extendió por casi tres milenios, el rito, inscrito en la cosmovisión andina, será presidido por el sabio sacerdote secundado por 24 'mallkus' (autoridades supremas) de la zona.
En lengua nativa y con algunos vocablos de la perecida lengua puquina, fuente del aymara, Morales contraerá un compromiso telúrico con la Pachamama (madre tierra) y el Tata Inti (padre sol) en un ritual sobre una 'huajta' (mesa) en la principal azotea del Kalasasaya.
Tiwanaku es la cultura más antigua de América del Sur, con 27 siglos y medio de duración desde el 1580 AC al 1172 de nuestra era.
La ciudad de Tiwanaku se encuentra a 3.800 m de altitud y a 70 km de La Paz.
La capital de este imperio -que extendió sus dominios físicos a alrededor de 600.000 km2- es Tiwanaku, llamada también Taipikala.
La civilización tiwanacota declinó, según algunos estudios, por una sequía atroz provocada por un fenómeno climático similar a El Niño, hacia el siglo XI después de Cristo.