Internacionales

¿Despertará Sharon?

La prensa hebrea ha expresado sus dudas sobre las posibilidades de que el primer ministro Ariel Sharon salga del coma, debido al silencio de los médicos que le atienden, quienes no dan informaciones claras sobre el verdadero estado del mandatario. Los partes médicos emitidos se componen de tres palabras: “grave, pero estable”.

Casi dos semanas después de sufrir una hemorragia cerebral, el estado del primer ministro israelí, Ariel Sharon, parece no registrar grandes mejorías y el mutismo de sus médicos obliga a preguntarse sobre sus posibilidades reales de salir del coma.

"¿Está el primer ministro despertando?" se preguntaba la prensa israelí el martes ante la ausencia de noticias sobre el estado de salud del primer ministro, que sufrió una grave hemorragia cerebral el 4 de enero.

Desde el fin de semana el hospital Hadassa de Jerusalén, donde está internado el dirigente, emite partes médicos de dos líneas en las que se repite que su estado es "grave, pero estable".

Sin claras mejorías

Por órdenes del centro médico los doctores que le atienden se niegan a hablar con la prensa, ya que "no existen cambios significativos en el estado de salud del primer ministro". Esta ausencia de mejorías parece indicar que Sharon no da señales de emerger del coma en que está sumido, pese a que su organismo ha eliminado toda la anestesia.

"Dudo de que salga del coma, al menos a corto plazo, porque no ha habido demasiadas reacciones hasta ahora. Para una persona que no está recibiendo ningún tipo de anestesia es bastante sospechoso", declaró Cecilio Barak, experto médico de Tel Aviv.

Los responsables del hospital Hadassa también interpretaron con cautela la noticia de que Sharon abrió los ojos el lunes al escuchar una grabación de la voz de su nieto. Al no estar ningún médico presente en aquel momento, el valor médico del gesto es dudoso.

"La lágrima de Sharon", tituló Yediot Aharonot, refiriéndose a la supuesta emoción que los familiares creyeron ver en los ojos del dirigente.

"Personalmente creo que es un acto reflejo y el primer ministro no está emergiendo del coma", añadió Barak.

Los expertos médicos coinciden en que en estos casos es difícil romper las ilusiones de una familia, que está esperando cualquier mejoría, por pequeña que sea, y la interpreta rápidamente como un signo de que está recobrando consciencia.

"Cuando un paciente en coma abre los ojos no significa nada. Pueden abrirlos de vez en cuando sin ver nada y sin que ello signifique que están despertando", aseguró el neurólogo Gal Ifergan a la prensa.

En campaña electoral

Mientras las noticias sobre Sharon ocupan cada vez menos espacio en la prensa israelí, el primer ministro en funciones, Ehud Olmert aumenta su peso político, recibe a responsables extranjeros y prepara las elecciones legislativas del 28 de marzo.

El martes, el jefe de gobierno aseguró que pretende negociar con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, tras estos comicios, siempre y cuando éste se comprometa a desarmar a los grupos radicales.

"Espero que tras sus elecciones legislativas (del 25 de enero) y las nuestras, podré reanudar las negociaciones con Abu Mazen (nombre con el que es conocido Abas) para un acuerdo permanente", declaró Olmert.

El responsable israelí, que liderará el partido Kadima fundado por Sharon en las legislativas de marzo, subrayó que Israel sigue apoyando la Hoja de Ruta (plan de paz internacional para la región), pero recordó que Abas debe comprometerse a desarmar los grupos radicales, comenzando por Hamas.

El discurso de Olmert es el mismo que el mantenido por el primer ministro Ariel Sharon en sus últimos meses de gobierno, lo cual transmite una gran seguridad a los ciudadanos, aliviados al ver que la transición política se lleva a cabo en medio de una gran estabilidad.

En un encuentro con el ministerio de Asuntos Exteriores de España, Miguel Angel Moratinos, Olmert también pidió ayuda a Europa para lograr que Hamas deponga las armas, independientemente de su entrada al Parlamento palestino tras las elecciones del 25 de enero.

¿Vacío de poder?

Para mostrar que en Israel no existe vacío de poder, el primer ministro provisional también ha decidido usar mano dura con los jóvenes extremistas que se enfrentaron a las fuerzas del orden en Hebrón (Cisjordania) al apoyar a nueve familias de colonos que van a ser expulsadas.

La ciudad cisjordana, en la que 600 israelíes conviven con la población palestina, es zona militar cerrada desde el lunes y los colonos que ocuparon un mercado palestino hace algunos años serán desalojados.