Internacionales

Países “grandes” de la ONU tratarán tema Irán


Gran Bretaña, Francia y Alemania convocaron el lunes en Londres una reunión de emergencia de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el tema nuclear iraní el 2 y 3 de febrero próximo en Viena.
Así lo informó una fuente de la cancillería británica, que aseguró que esta decisión fue adoptada tras un encuentro el lunes en Londres de los representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Rusia y China) y Alemania para examinar el expediente nuclear iraní.
Esta reunión de Londres fue “una discusión informal” de la UE-3 (Alemania, Francia y Gran Bretaña) y China, Rusia y Estados Unidos, para examinar la respuesta a la retirada por Irán de los precintos colocados por la AIEA del equipamiento vinculado al enriquecimiento de uranio en algunas de sus plantas, indicó la fuente.
“Los participantes siguen comprometidos con una solución diplomática”, subrayó un vocero de la cancillería británica.
La reunión en Londres se celebró luego de que los jefes de la diplomacia de Gran Bretaña, Francia, y Alemania (la llamada UE-3) decidieron la semana pasada en Berlín pedir una reunión extraordinaria del consejo de gobernadores de la AIEA, tras la decisión iraní de reanudar su programa nuclear.
La AIEA podría transferir el caso al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la única instancia con potestad para imponer sanciones internacionales. Los participantes al encuentro celebrado a puerta cerrada en la Cancillería británica expresaron “serias inquietudes” sobre la reanudación por Irán de sus trabajos de enriquecimiento de uranio, señaló la fuente diplomática.
“Hubo un valioso intercambio de opiniones” entre los representantes de Estados Unidos, Rusia y China y de la troika europea, indicó la fuente, subrayando que “hubo acuerdo sobre la importancia de que Irán suspenda totalmente (su programa nuclear) y retome las negociaciones”.
El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió el lunes que el contencioso nuclear iraní requiere “prudencia” y no se resolverá con “medidas abruptas”. Además, agregó, Irán “no excluyó” aceptar la propuesta rusa para enriquecer el uranio iraní en Rusia.
De la misma opinión es el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jack Straw, quien también advirtió sobre toda precipitación para imponer sanciones a Irán, prefiriendo llevar en un primer tiempo el expediente nuclear iraní al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.