Internacionales

Neoliberalismo con preocupación social

* La presidenta electa de Chile prometió desarrollar un sistema económico basado en el libre mercado, pero con protección social y reducción de las desigualdades sociales

Santiago de Chile / EFE -El programa de gobierno de Michelle Bachelet, elegida ayer presidenta de Chile, tiene como pilares fundamentales la creación de un sistema de protección social, profundización de la democracia, el desarrollo tecnológico y de la gestión empresarial.
El programa no sólo apunta a consolidar y reforzar los logros de 16 años de gobiernos democráticos, tras 17 años de dictadura militar (1973-1990), sino, principalmente, reducir las desigualdades, acabar con la pobreza extrema y combatir la discriminación y la exclusión.
La distribución del ingreso en Chile es considerada actualmente una de las peores del mundo, con una diferencia de catorce veces entre los que gana el cinco por ciento más rico y el cinco por ciento más pobre, una situación que Bachelet ha prometido solucionar.
Protección social y crecimiento económico
El primero de los pilares es instaurar un nuevo y gran sistema de protección social que acompañe a las personas desde la cuna hasta la tercera edad, asegurándoles la oportunidad de educarse y trabajar, de protegerse contra la delincuencia, de cubrir riesgos por enfermedad e invalidez y garantizarles una vejez digna.
El segundo apunta a fomentar la innovación a través de una nueva política de desarrollo que estimule la adopción de nuevas tecnologías y la creación de nuevos polos de desarrollo exportador.
En este eje destaca el ámbito del crecimiento económico y la estabilidad, en el que se pretende mantener la meta de superávit estructural del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mientras subsistan factores de riesgo en la situación fiscal.
También incluye la creación de la Subsecretaría de Pequeña y Mediana Industria en el Ministerio de Economía (PYME), que estará a cargo de coordinar las políticas de fomento y coordinar los programas de apoyo a este sector.
En el segmento del Mercado de Capitales, el programa de Bachelet contempla crear una única superintendencia financiera, que agrupe las funciones de la banca, valores, seguros y las Administradoras de Fondos Previsionales.
En el último eje relacionado con la profundización de la democracia, el programa de Bachelet entrega más libertad e igualdad que evita las discriminaciones en todas sus formas e impulsa un gobierno más participativo, transparente y equitativo.
Se insistirá en la aprobación de un proyecto de ley que haga efectivo el derecho a voto de los chilenos en el exterior, y se va a diseñar y aprobar un sistema electoral que sustituya al actual sistema binominal y garantice la competitividad, representatividad y gobernabilidad.
Reformas al sistema judicial
En cuanto las reformas a la justicia, el gobierno de Bachelet iniciará el proceso de reforma del procedimiento civil para generar una justicia civil más expedita, oportuna, comprensible y dinámica y se cambiará el Código de Justicia Militar, que ha quedado superado por la nueva realidad jurídica chilena.
Respecto de las minorías sexuales, el gobierno de Bachelet espera legislar para entregar estabilidad jurídica básica a las parejas de hecho, independientemente de su composición, y regular la adquisición de bienes comunes, derechos hereditarios, cargas y beneficios de seguros, entre otras materias civiles.
En el tema de Derechos Humanos se impulsará la elaboración de un Programa Nacional de Derechos Humanos como una política de Estado y crear un Archivo Nacional de la Memoria para preservar debidamente y difundir la documentación sobre derechos humanos emanada de las comisiones de verdad.
En cuanto a la libertad de expresión, el gobierno de Bachelet pretende eliminar las normas de desacato y legislar para impedir formas de restricción judicial de la libertad de expresión.
Respecto de los pueblos originarios, la nueva presidenta deberá cumplir con los compromisos contraídos a partir del Nuevo Trato de Abril de 2004, aquellos que dicen relación con el fondo de tierras y aguas, impulsar urgentemente el reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, aumentar las becas para estudiantes indígenas y expandir los programas de educación bilingüe.
En el tema de Defensa, el servicio militar obligatorio quedará obsoleto en el actual gobierno, según las promesas de Bachelet.
El pasado 27 de diciembre, Bachelet prometió que si ganaba las elecciones, en los primeros cien días de su gobiernos cumpliría con 36 medidas que apuntan esencialmente al empleo, seguridad social, educación, salud, seguridad ciudadana, competitividad, desarrollo de las regiones y perfeccionamiento de la democracia